Saltar al contenido

Adiós a Benedicto XVI

31 diciembre, 2022
Papa Benedicto XVI

Fuentes oficiales de la Iglesia Católica han confirmado el fallecimiento del Papa Emérito, Benedicto XVI, en el monasterio de la Ciudad del Vaticano, donde residía desde su renuncia al Papado en febrero de 2013

 

Nacido hace 95 años como Joseph Aloisius Ratzinger en Alemania, durante la República de Weimar, sus primeros años estarían marcados por las circunstancias de la época, que lo llevaran incluso a participar activamente en el frente militar y a ser prisionero de guerra de los Aliados.

Liberado, retomó sus estudios en el Seminario y desde entonces dedicó su vida a la Iglesia y al estudio de Teología y Filosofía. Ordenado Sacerdote en 1951, comienza a dar clases en el Seminario de Freising, para integrarse luego a la Universidad de Bonn, y más tarde a la Universidad de Münster.

Tras una destacada actuaión en el Concilio Vaticano II en 1972 funda la publicación teológica  Communio, publicada en diecisiete idiomas, que se convirtiera en una de las publicaciones católicas más influyentes del mundo.

En 1977 es consagrado como Arzobispo de Munich y Frisinga, y nombrado Cardenal por el Papa Pablo VI, con lo que daría inicio a su carrera formal en el Vaticano, donde cuatro años después sería designado por el Papa Juan Pablo II como Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe.

A la muerte de Juan Pablo II era el principal candidato para ocupar el Trono de Pedro, lo que sucediera finalmente el 19 de abril de 2005,

Sorpresivamente, tras 8 años de un Papado rico en acciones y actividad, el 11 de febrero de 2013 anunció su voluntad de renunciar, en lo que constituyó la primer renuncia voluntaria de un Papa desde 1294.

Su acción originó la convocatoria de un nuevo Cónclave, del que resultara designado el Arzobispo de Buenos Aires Jorge Bergoglio, Francisco I, en tanto Ratzinger conservó su nombre de Benedicto XVI, siendo denominado Papa Emérito y pasando a residir en Castel Gandolfo primero y luego dentro dle mismo Vaticano, en el Monasterio Mater Ecclesiae, lo que también marcó un hecho inédito en la historia, al haber dos Papas residiendo en el Vaticano.

Su muerte finalmente establece también una serie de situaciones únicas, que escapan a las rígidas regulaciones protocolares de la Iglesia, en tanto no genera obviamente Sede Vacante, y limita en gran medida las funciones del Camarlengo.