Saltar al contenido

100 semáforos más en Montevideo: gasto innecesario, que aumentará la ya excesiva congestión

24 diciembre, 2023

Escribe Manuel Da Fonte

Montevideo es una de las ciudades con mayor número de semáforos por habitante

Superamos largamente a ciudades como Barcelona y Madrid, mucho más grandes y con más tránsito que la nuestra. 

La ciudad con más semáforos por habitante de Europa está en España

«Valencia es la ciudad europea con más semáforos por habitante y la segunda en todo el mundo, superada únicamente por Nueva York. Tiene 1.100 semáforos y cerca de 800.000 habitantes: un semáforo por cada 727 valencianos

«Esto es el doble que en Zaragoza y cinco veces más que en Bilbao. En Madrid hay un semáforo por cada 2.700 personas, y en Barcelona, uno por cada 2.000.»

Actualmente funcionan en Montevideo 785 semáforos, incluidos 12 destellantes. De ese total, unos 525 están centralizados y son controlados desde el Centro de Gestión de Movilidad. A estos hay que sumar los 100 nuevos semáforos que serán instalados próximamente.

En total Montevideo tendrá 885 semáforos, lo cual nos da un semáforo cada 1.560 habitantes. 

Esta cifra nos coloca claramente por encima de ciudades muy populosas como Madrid o como Barcelona, a las cuales superamos ampliamente.

La intendencia de Montevideo instalará 100 nuevos semáforos

 

Congestión en el tránsito. Montevideo es una de las peores ciudades

 

También es una de las ciudades con mayor congestión, y con mayor costo económico derivado de esa congestión. 

https://contraviento.uy/2023/05/15/montevideo-es-una-de-las-ciudades-con-mayor-costo-por-congestion-en-el-transito/

Es sabido que los semáforos provocan congestión, debido a los reiterados tiempos muertos que determinan en el tránsito en cada uno de los cruces. 

Se podrá argumentar que existen semáforos inteligentes, cuyas fases son coordinadas y programadas desde un centro de control y monitoreo, como ocurre en un porcentaje de los semáforos en la capital. 

Pero aún así, es imposible lograr una coordinación perfecta que evite las detenciones reiteradas. Para peor, la mayoría de las avenidas son de doble sentido de circulación y en muchos cruces se establecen fases de giro a la izquierda en más de un sentido, con los que los semáforos pasan a tener 3 o 4 fases distintas. 

Eso fue lo que pasó en el corredor Garzón, donde por más que se prometió que se coordinarían los semáforos, eso nunca fue posible.

El transporte público, cuya agilización fue la meta establecida cuando se justificó la obra del corredor, terminó pasando casi el 40 % del tiempo detenido en los semáforos. 

¡Casi la mitad del tiempo empleado en recorrer el corredor Garzón, parado en los semáforos y paradas! Eso sí que resultó ser plata quemada, 40 millones de dólares para que el transporte público estuviera casi el 40% de su tiempo detenido en los semáforos. 

https://www.elpais.com.uy/informacion/volteretas-en-corredor-garzon

Cito del artículo anterior:

«Después de una inversión de 40 millones de dólares y del desplazamiento de muchos vehículos hacia otras calles que sirven de «cortada» desde que fue inaugurado el Corredor Garzón, por ahí los ómnibus circulan —en picos matutinos— a una velocidad de 20 kilómetros por hora, como en algunos tramos de las avenidas 8 de Octubre, Italia y Rivera.

En los picos vespertinos se viaja más rápido por Avenida Italia, salvo en la extensión entre el Parque Batlle y Luis Alberto de Herrera, en donde la velocidad oscila entre 11 y 17 kilómetros por hora. En la zona más colapsada de 8 de Octubre el transporte urbano se desplaza a 14 kilómetros y medio por hora, —en picos vespertinos—pero la cantidad de líneas de todas las compañías, el número de paradas y el resto de los vehículos es superior que en Garzón.»

 

Por ello, agregar 100 semáforos más a una ciudad que ya tiene un exceso de estos aparatos, sólo va a empeorar la congestión en el tránsito, pudiendo llegar a tener el primer puesto entre las ciudades de Latinoamérica. 

 

Montevideo es una de las ciudades latinoamericanas con mayor congestión en relación a su población. Si seguimos por el mismo camino de incrementar las medidas que generan congestión, el problema será cada vez más grave.

https://infonegocios.biz/enfoque/montevideo-es-una-de-las-tres-ciudades-con-mayor-costo-por-congestion-de-latinoamerica-representa-el-1-del-pbi-solo-por-las-demoras-en-el-transito

Al analizar los costos comparados en relación al número de habitantes, el posicionamiento de las ciudades cambia significativamente.

Así, en 2019, los habitantes de Montevideo, perdieron un 51% más de tiempo en congestión que los habitantes de Ciudad de México, aún cuando la población de la capital mexicana es 12 veces mayor que la de Montevideo.

A nivel individual, el costo anual de la congestión por persona en 2019 fue mayor en las ciudades de Montevideo (US$ 177), que en Santiago ( US$ 156) o Buenos Aires (US$ 112).

Debería ser un dato alarmante para todas las autoridades municipales, que Montevideo tenga mayores costos asociados a la congestión que mega urbes como Ciudad de México, Santiago de Chile o Buenos Aires. 

Semáforos y la seguridad vial, parece más un mito que una realidad.

Tampoco está demostrado que los semáforos aporten a la seguridad. Más bien parecería lo contrario, dado que la mayoría de los choques se producen en cruces semaforizados. 

Los estudios y experiencias que hay a nivel internacional, demuestran lo contrario. En ciudades donde se quitaron los semáforos, y donde se priorizaron las modificaciones en el diseño vial se redujeron notoriamente las cifras de siniestralidad. 

Por ejemplo, Madrid tiene una tasa de atropellos de peatones que es la décima parte de la tasa de atropellos que tenemos en Montevideo, y recordamos que tiene muchos menos semáforos en relación a su población que nuestra capital.

Así que no es cierto que aumentando el número de semáforos se logre incrementar la seguridad vial, tal como afirma la Intendencia al presentar su plan de colocar 100 nuevos semáforos:

«La Intendencia anunció la implementación del proyecto “100 semáforos”, con el fin de mejorar el tránsito en la ciudad, reducir la siniestralidad y brindar mayor seguridad a peatones y peatonas.» Esto no está demostrado por ningún estudio, y los datos existentes demuestran lo contrario.

https://contraviento.uy/2022/09/23/cruces-semaforizados-en-montevideo-un-riesgo-muy-alto-para-peatones/

Si observamos los mapas de siniestralidad vial publicados en el Portal Geográfico Ciudadano de UNASEV, podemos ver donde ocurren mayoritariamente los atropellos de peatones. Hay un claro predominio de siniestros con peatones en el eje formado por las avenidas 18 de julio y zona centro, y por la avenida 8 de Octubre en toda su extensión. Ambas zonas tienen prácticamente todos los cruces con semáforos.

En el caso del corredor Gral Flores, no se publicaron los tiempos requeridos para recorrerlo, pero lo que si tenemos documentado, es que se incrementaron en un 400% los atropellos graves de peatones, la mayoría provocados por ómnibus. Todo un logro, en una obra que se supone tuvo como objetivo incrementar el uso del transporte público, pero a un costo desmedido en siniestralidad de aquellos a quienes se supone pretendía beneficiar. Hay que señalar que la mayoría de los siniestros ocurren en cruces con semáforos en el corredor.

https://www.ancosev.org/corredor-general-flores-peatones-en-peligro/

https://www.ancosev.org/corredores-inseguros/

 

Sin semáforos, todo anda mejor.

Por el contrario, en varias ciudades se dieron cuenta que sin semáforos se vive mejor!

«En Xirivella no hay un sólo semáforo desde 2014, y esta medida redujo un 60 por ciento los accidentes en cinco años»

https://www.bbc.com/mundo/noticias/2011/07/110617_vivir_sin_semaforos_trafico

https://naukas.com/2010/10/21/sin-semaforos-el-trafico-circula-mejor/

https://www.niusdiario.es/economia/motor/ciudades-sin-semaforos-espacio-mas-seguro-percibirmo-inseguro_18_3134520300.html

Tampoco son garantía de funcionamiento permanente, dado que es muy frecuente qur queden fuera de servicio, por lo cual requieren medidas de mantenimiento permanente. 

Tienen además un costo elevado. Cada semáforo requiere una inversión de varias decenas de miles de dólares. 

Lamentablemente la Intendencia insiste en este camino, y ahora anunció y ya concretó en varios casos, la colocación de 100 nuevos semáforos, a un costo de varios millones de dólares.  

Con esta medida, en una ciudad que ya está saturada de semáforos, y que es de las más congestionadas, sólo puede esperarse un incremento de los problemas en su movilidad. 

Para peor, analizando algunos de los cruces donde se colocarán estos nuevos semáforos, los mismos parecen totalmente innecesarios, existiendo además mejores opciones, mediante modificaciones mínimas en los diseños viales de esos cruces. 

Análisis de algunos casos en particular:

Semáforo en av. Rivera y Missouri

En este cruce en particular, el semáforo es innecesario, y no evitará los siniestros, salvo por la única modificación que establece, que es eliminar el giro a la izquierda actual en el cruce de los que vienen por av. Rivera al centro y giran a la izquierda para tomar Missouri. 

Como pueden ver en la imagen, actualmente existen múltiples entrecruzamientos en ese cruce y los que están muy próximos a este, en el entorno a la plaza Federico Chopin, frente al club Malvín. 

Existen además dos semáforos en cruces anteriores y posteriores a este sobre av. Rivera, en el cruce con Alejandro Gallinal y con Michigan. Por lo tanto agregar otro semáforo intermedio es innecesario. 

Existen mejores alternativas, mucho más seguras, eficientes, y menos costosas que la colocación de un semáforo. 

Por ejemplo, cerrar al tránsito la calle Missouri entre las avenidas Legrand y Rivera. De esta forma eliminamos el cruce de av. Rivera en este punto, además de incrementar el espacio verde de la plaza para uso público. Observen cómo se eliminan muchas de las trayectorias actuales y cómo se simplifica el cruce, si agregamos el flechamiento de la av. Rivera hacia el Este desde Michigan hasta Mississipi y Legrand, extendiendo el flechado actual hasta la calle Michigan. 

Los vehículos que quieran hacer el cruce hacia el sur de Rivera, lo pueden hacer por Michigan, cruce que cuenta con semáforo. 

De esta forma eliminamos muchos de los entrecruzamientos de trayectorias actuales, simplificamos o eliminamos cruces, obtenemos dos carriles por sentido en lugar del único existente actualmente, agilizamos el tránsito, permite mayor agilidad también al transporte público, dado que no se formarán las filas de autos detenidos que actualmente se producen en sentido centro en el cruce con Michigan, agravado por otra detención adicional debido a las colas que se producen por los vehículos detenidos para  girar a la izquierda en Missouri.

Y todo esto se obtiene por un costo mínimo dado por cordones y señalización. 

Una mejor decisión aún, sería establecer un par de paralelas flechadas en sentidos opuestos entre la av. Rivera desde Bvard. J. Batlle y Ordoñez hasta Mississipi, con la paralela flechada hacia el centro formada por av. Legrand, Río de la Plata, Dr. José de Aguirre y Lecube, continuando por Asamblea hasta el centro. 

Ya hay evidencia de que este diseño vial (lo único que hay que hacer es flechar las calles existentes sin otra obra requerida) funciona mucho mejor que las vías de doble sentido. 

Se hizo hace años en la propia avenida Rivera, en el tramo entre Gallinal y Av. Bolivia, flechando Rivera hacia el centro, y su paralela Caramurú hacia afuera, flechando Gallinal en el tramo entre Rivera y Caramuru hacia el Sur para establecer la conexión entre ambas.

(También se hizo lo mismo en el tramo entre Bvard. Artigas y av. 18 de julio, estableciendo su paralela en sentido inverso con la calle J. E. Rodó). 

Agilizó notoriamente el tránsito tanto particular como el transporte público, y además lo hizo incrementando la seguridad en el tramo. 

En los mapas del portal geográfico ciudadano de la UNASEV, pueden observar que tanto para la avenida Rivera, como para Caramuru, la siniestralidad prácticamente no existe en los tramos que son flechadas con un solo sentido de circulación, mientras que en los tramos donde tienen doble sentido de circulación se acumulan siniestros, como pueden constatar en las siguientes figuras.

¿Por qué razón no extender un diseño vial que está demostrado que funciona bien, en lugar de insistir con la colocación de semáforos, que no evitan siniestros, y que generan mayor congestión, además de ser una intervención con un costo muchísimo mayor?

Av. Rivera y Aquistapace

Lo mismo que explicamos para este cruce aplica para el semáforo que se va a instalar en av. Rivera y Aquistapace. En este cruce hay una demanda incrementada de cruce peatonal vinculado a los alumnos del colegio y liceo La Menais, que está al norte de Rivera por la calle citada. 

Es un flujo vinculado a horarios de entrada y salida escolar únicamente, lo mismo que el flujo vehicular. Carece de sentido colocar un semáforo que va a estar interrumpiendo el tránsito las 24 hs. del día, los 365 días del año. 

Multiplicación de semáforos en av. Rivera. 

Ya resulta muy difícil y lento circular por av. Rivera, imagínense lo que va a resultar cuando estén instalados los casi 10 semáforos nuevos que se van a agregar a lo largo de la avenida. 

Los círculos rojos son los semáforos existentes. Las flechas rojas señalan los semáforos nuevos que se agregarán (vista general y algunos detalles para mejor comprensión)

Lo insólito es que cuando se observa los tramos de la avenida Rivera, los que no tienen siniestros y son ágiles en el tránsito son los que carecen de semáforos y sobre todo, donde Rivera es flechada en un sólo sentido, mientras que el tránsito en sentido inverso se hace por su paralela, también flechada y sin semáforos. 

Los tramos donde Rivera tiene doble sentido de circulación y donde proliferan los semáforos, son los tramos de tránsito más lento, con mayor congestión, y los que concentran más siniestros. 

Parece mentira que se insista con medidas (la colocación de más semáforos) que lejos de ser una solución, parecen ser la causa del problema, en lugar de ir por las medidas que ya demostraron ser eficaces, buscando eliminar semáforos, y flechar en un solo sentido el tránsito por Rivera, buscando pares de paralelas para canalizar el tránsito en sentido inverso. 

Este hecho también se evidencia en Aconcagua/Caramuru, donde la primera con tránsito en doble sentido tiene registro de siniestros en casi todas las esquinas, mientras que la segunda (que es la continuación de Aconcagua), flechada en un solo sentido y sin semáforos, carece de siniestros registrados, como ya lo mostramos en las figuras del Portal Geográfico Ciudadano de UNASEV, expuestas más arriba en este artículo. 

Desde hace una década por lo menos,  que le he propuesto a la intendencia varias opciones para establecer un sistema de paralelas a la av. Rivera en sus distintos tramos, tomando el ejemplo del tramo donde se aplicó ese criterio y los muy buenos resultados obtenidos. 

http://blogs.montevideo.com.uy/blognoticia_66290_1.html

En este tramo además de la primera y más evidente, dado que muchos hoy ya usan la calle Asamblea para ir al centro en lugar de usar Rivera, hay varias opciones que se pueden adoptar, para obtener el mismo resultado. En el primer ejemplo, hacia el Este se puede canalizar el tránsito por Pilcomayo, o por Aconcagua, flechando ambas hacia el Este, con lo cual se obtienen 4 carriles, en lugar del único actual.

En esta otra opción se debe cerrar el cantero central de Concepción del Uruguay en su cruce con la avenida Rivera, con lo cual se logra eliminar uno de los cruces con mayor cantidad de siniestros en este tramo de la av. Rivera, y ello con una mínima inversión en cordones y relleno con tierra y césped.

Sin lugar a dudas, estableciendo sentido único de circulación en la av. Rivera, lo cual es posible en toda su extensión, salvo en 2 cuadras entre Julio Cesar y L. A. de Herrera, donde habría que buscar tal vez, una ampliación con expropiaciones, lograríamos un tránsito más ágil, sobre todo para el transporte público, como ya se demostró en los tramos donde se flechó, y un tránsito mucho más seguro con una notoria reducción de los siniestros. 

En esta primera opción se obtiene una paralela al norte de av. Rivera, flechando Rivera hacia el Este.

En estas otras opciones se obtiene una paralela al Sur de la av. Rivera, tanto por Charrúa, como por Gestido, flechando Rivera al Centro, y cambiando alguno de los otros flechamientos actuales. Nuevamente podemos obtener un par doble, pasando de los 2 carriles actuales a 4, en sentido Este, y dejando Rivera con 4 carriles disponibles hacia el Centro.

Por último, en la zona al Este de av. Bolivia, también es posible obtener un par de paralelas, según muestro en la figura siguiente.

Una nota adicional, es que el cruce de av. Bolivia, av. Rivera, Caramurú y San Marino, actualmente semaforizado, debería adoptar el diseño de rotonda cerrada o completa y eliminar los semáforos. Funcionaría mejor, y mucho más seguro.

 

Av. San Martín y García de Zuñiga

Absolutamente innecesario, colocar un semáforo en una avenida en un cruce con una calle totalmente de barrio y escaso tránsito, que además muere en la avenida. 

Dado que enfrente existe un centro de salud, si se quería favorecer el cruce peatonal hacia el mismo, lo que corresponde era colocar una cebra, en especial sobreelevada y con señalización e iluminación adecuada que la haga visible, y una isleta separadora central para permitir el cruce peatonal en dos tiempos en el caso de personas mayores o con movilidad reducida. 

Nótese en el ejemplo de la imagen en Londres, como además de tener un semáforo peatonal con activación a demanda, se construyó una isla separadora en la mitad del cruce, y además se colocan alertas visuales y luminosos en ambos extremos de la misma.

Eso es para tratar de lograr  la maximización de la seguridad peatonal.

Los semáforos, como medida de seguridad peatonal son discutibles, dado que al habilitar el cruce peatonal en simultáneo con el cruce de los vehículos que giran a la derecha o la izquierda, que es el caso también en este semáforo, son especialmente riesgosos para peatones. 

https://contraviento.uy/2023/02/26/semaforos-y-seguridad-vial-mito-o-realidad/

https://contraviento.uy/2022/09/23/cruces-semaforizados-en-montevideo-un-riesgo-muy-alto-para-peatones/

Hemos citado múltiples casos de atropellos de peatones en cruces con semáforos, y los datos del Portal Geográfico Ciudadano muestran que la gran mayoría de los atropellos de peatones se producen en el eje 18 de julio/8 de octubre, y en zona centro. Todos lugares que están llenos de cruces con semáforos. 

Como opción se podría haber optado por un cruce con semáforo exclusivamente peatonal y activado a demanda. 

Av. Libertador cruces con Asunción/Nicaragua, y Valparaíso

Realmente carecen de sentido estos nuevos semáforos. Existen cruces con semáforos 100 mts. antes y 100 mts. después, del primero (en los cruces con Venezuela y con Lima) en el primer caso, y en La Paz a 100 mts. y en Nueva York a 200 mts. en el caso del segundo de los semáforos propuestos. 

En las avenidas que se ha optado por colocar semáforos cada 100 mts., o sea, prácticamente en todas sus esquinas, no han demostrado que funcionen mejor, ni que hagan más segura la avenida, mucho menos para los peatones, por lo cual no se entiende que se siga por este camino, de transformar todas las avenidas en intransitables.

A modo de conclusión

Las modificaciones en los diseños viales propuestas, junto con la reducción en el número de semáforos, y la no colocación de muchos de los propuestos, generarían un ahorro importante dado que la mayoría de los semáforos serían innecesarios y prescindibles.

También redundaría en un beneficio económico para todos los usuarios de la avenida, dado que acortaría los tiempos de traslado, ahorrarían combustible, al reducir las detenciones en cruces y semáforos, y contaminarían mucho menos el medio ambiente.

Beneficiaría especialmente al transporte público, que necesita con urgencia reducir sus tiempos de traslado, que hoy en día multiplican por 2 y por 3 los tiempos que emplea el transporte particular en realizar los mismos trayectos, lo cual hace que esté en una pérdida progresiva y constante de pasajeros, lo cual terminará de hacerlo inviable.

Claro que, los únicos perjudicados en este caso serían las empresas que fabrican y colocan los semáforos, porque se reduciría su negocio.