Saltar al contenido

La voz de las redes

16 julio, 2022

Contraviento.uy nace desde las propias redes y apunta a satisfacer una necesidad que miles de internautas no han visto aún colmada. Para ello, además de las noticias del acontecer cotidiano, contaremos con la opinión y el análisis de columnistas, que han mostrado versación y conocimientos, en algunos casos, y en otros una larga experiencia en su campo profesional, para justificar esa tarea.

Hace 11 años, y luego de publicar siete ediciones, la revista mensual CONTRAVIENTO dejó de circular en Montevideo. Las redes sociales eran entonces incipientes, y el periodismo digital se abría paso en medio de la sostenida caída de las ventas de publicaciones impresas. Aquel proyecto dejó plantada la semilla que hoy fructifica en este portal.

Surgido como una necesidad colectiva, corroborada por una consulta realizada en las propias redes, Contraviento.uy se suma a partir de hoy a la oferta informativa y de opinión, gracias a un acuerdo que quienes aquí vamos a escribir hemos realizado con la productora de contenidos digitales 4D.

El mismo permitirá sostener este medio, en la medida en que logre canalizar el interés de los lectores, y de ese modo hacer de este sitio también un espacio atractivo para los anunciantes.

Contraviento.uy nace, entonces, desde las propias redes y apunta a satisfacer una necesidad que miles de internautas no han visto aún colmada. Para ello, además de las noticias del acontecer cotidiano, contaremos con la opinión y el análisis de columnistas, que han mostrado versación y conocimientos, en algunos casos, y en otros una larga experiencia en su campo profesional, para justificar esa tarea.

Además, y para ayudar a otras voces a llegar a un público más amplio, contaremos con un espacio dirigido específicamente a difundir la opinión de los lectores. Las mismas deberán ajustarse a criterios que se establecen en el botón «Cartas al Director», de modo de evitar que el espacio se convierta en una tribuna de agravios o ataques personales, o de denuncias sin fundamento ni autor responsable.

Cada uno escribirá aquí con entera libertad aquello que le dicte su conciencia, sin otro compromiso que el de ejercer, en el respeto al derecho ajeno, su propio derecho a la libre expresión del pensamiento. Por encima de las preferencias políticas personales, lo que une a todos los convocados es la firme defensa del sistema democrático republicano de gobierno, fruto de una doctrina que privilegia la libertad «en toda su extensión imaginable», como plasmaron las Instrucciones a los diputados orientales a la Asamblea General de Buenos Aires,  surgidas del Congreso de Tres Cruces del año 1813.

No deberá extrañar que, a medida que pasen los días, surjan desde esta columna, y de otras, planteos, opiniones y análisis que no tienen cabida en otros medios, pero que a juicio de quienes se harán responsables de los mismos están llamados a convertirse en asuntos de debate nacional.

Para ello es indispensable que ustedes, los lectores, asuman también el compromiso de difundir a través de sus propias redes estos temas, de modo que este rumbo contra el viento dominante resulte más provechoso.