Saltar al contenido

Astesiano y Mbappé

26 noviembre, 2022

Por Pablo Vierci

Mientras tanto, en los vestuarios progresistas.

-Hay que darle juego a Astesiano, compañeros, es nuestro Mbappé, Neymar Junior y Messi juntos, es la única estrella que nos queda.

-Pero ya le hemos endosado casi todo.

-Nunca digas nunca en un escenario mundialista, en el fútbol todo puede suceder. Y el ánimo es ese, buscar un crack. Todo el juego del equipo tiene que estar al servicio de nuestro goleador.

-¿Él tiene la culpa del fracaso ruso en Ucrania, por ejemplo?

-Claro que sí, ¿no trabaja con los rusos, nuestros aliados, los aliados de los cubanos, nuestros hermanos? Hay que darle juego, oportunidades de gol, pases en profundidad, por ejemplo él maneja el Guardian, logró hackear la laptop de Borrell, el canciller de la Unión Europea, es la vergüenza nacional, la prueba irrefutable de que este gobierno no estaba preparado, porque le metieron un espía en el despacho presidencial.

-¡Pero estaba en el cuarto piso!

-Tenía escuchas en todos lados. No me están entendiendo, esto es fútbol, magia, emoción, pasión, hacer goles a lo bandido.

-¡Pero hay cámaras en todos lados, está el VAR!

-El VAR también lo tenía arreglado Astesiano, metió gente ahí adentro y maneja las cámaras. ¿No era el jefe de seguridad? ¿una especie de CIA a la uruguaya? “El VAR en Quatar y en Torre Ejecutiva lo maneja Astesiano”, eso es lo que tiene que decir el Pacha en la próxima entrevista. Y cuando todos los que están en Qatar digan que es imposible, queda como una metáfora, un metaverso.

-¿Vos decís que todo pasaba por él?

-Absolutamente todo. Desde los bizcochos que se compraban en Torre Ejecutiva hasta el TLC con China, las obras públicas, la yerba para el mate. Es nuestro goleador.

-¿De eso hay pruebas?

-Las pruebas son lo de menos, ¿no aprendieron nada con la LUC? Hay que tener la iniciativa en el juego, hay que ser protagonistas, nosotros lanzamos los bolazos cuando los otros están distraídos, en sus cosas, y luego los dejamos tecleando porque tienen que buscar pruebas de que es falso, y cuando empiezan a responder, le tiramos otro pelotazo al área para que cabecee nuestro crack. Astesiano arregló la compra de las vacunas con sobreprecio, él fue el que negoció las Sputnik para el Sindicato Médico, qué sé yo, “artesiano es agente de la CIA”, y cuando salen a investigar para responder, “Astesiano es agente de la KGB”, y todo en Torre Ejecutiva, nuestra área penal. ¡Hay que aprovechar el ánimo mundialista!

-¿Y el caso Charles Carrera, el botija Núñez, Andrade, todos los otros líos que tenemos?

-Pasan a segundo plano si erigimos un crack estilo mundialista. Todos quieren sacarse selfies con Mbappé. Los libros no muerden, compañero: clase 1 de propaganda política.

-¿Pero la gente se lo creerá?

-Lo que importa es que salga en los informativos, que a la gente le quede la duda. Cuando en su casa, la doña alienada de la derecha le pregunta al viejo mirando la tele en pantuflas: “¿pero será verdad esto del espía?”, ya contaminamos todo, la Torre Ejecutiva pasa a ser la escena del crimen, envuelta en el mayor escándalo de corrupción de la historia. El olor a podrido se expande y llega a su casa, la doña revuelve el guiso y le siento olor raro. Nosotros tenemos que dar manija y esto se expande solito. “Esta salsa de tomate me parece que está podrida”, dice la vieja, porque está escuchando al Pacha hablando de nuestro goleador. Y ya está, cuando tira el guiso al tacho de la basura, ganamos otro voto.

-Pero el hombre no era más que un patovica.

-Esa es la fachada, bajo la apariencia corpulenta hay un cerebro privilegiado, que maneja desde la geopolítica hasta la corrupción del narcotráfico, la degradación ambiental, el derretimiento de los casquetes polares. Es un crack, un despegado, un experto en guerra cibernética, que habla diez idiomas, se vinculaba con todos los servicios de inteligencia del mundo. A ver, muchachos, ¿ustedes todavía no aprendieron como funciona todo esto? ¿En la LUC no dijimos que Antel se fundía, que la gente mataría al vecino de un balazo con el “gatillo fácil”, que las escuelas se privatizarían? Y ahora en pleno Mundial la gente quiere un crack, ¡no dos, ni tres, uno solo!

-¿Entonces qué hacemos?

-Todas las pelotas a Astesiano. Hasta el tema de UPM lo negoció él.

-¡Pero fue en el gobierno anterior!

-¡No importa, hay que hacerlo crecer! Meterlo en política internacional. Que entre en la Cancillería. ¿Recuerdan a Marlon Brando en El Padrino? Todos vienen a pedirle favores. No hay delito en el mundo que no esté aprobado por nuestro Marlon Brando en Torre Ejecutiva.

-Eso era ficción, una película.

-¡Es la posverdad! Esto es publicidad, muchachos.

-¿Y el resto de cosas en las que laburamos?

-¿Qué cosas?

-Digo, las movilizaciones, las huelgas, los palos en la rueda.

-Dejen todo para después, para el verano, donde todo se apaga. Ahora todas las pelotas a Astesiano.

-¿Y el gobierno?

-Un títere manejado por nuestro crack.

-¿Y cuando salga la verdad, que el hombre actuaba desde antes? ¿Desde los gobiernos compañeros anteriores?

-No importa, es como con la LUC. Machacar en todos lados, no quiero ver ningún programa de radio y televisión sin nuestra estrella. El crack manejaba la agenda del Presidente, la hackeó y la mitad de las actividades las arregló él. Hasta las personas que se sacaron selfies con el Presidente las mandó Astesiano.

-¡Tremendo pelotazo!

-¿Y a qué otra cosa nos dedicamos, compañero?