Saltar al contenido

La batalla contra la sequía: cómo el fenómeno de la Niña afecta la agricultura

5 febrero, 2023

Escribe Arturo De León


        Agricultura afectada        por la sequía


 

   1- Sequía Agrícola

 

En primer lugar es bueno definir sequía agrícola, esta se produce cuando la cantidad de agua en el suelo no es suficiente para satisfacer las necesidades de las plantas, resultando en una disminución significativa de los rendimientos de los cultivos. Esta forma de sequía se debe a la falta prolongada de precipitaciones , alta evapotranspiración , y es agravada por prácticas agrícolas que  impiden una adecuada  retención de agua.Pero especialmente esta zafra viene con un déficit acumulado muy importante .Lo demuestra el Índice de Precipitación Estandarizado (Fuente INUMET)

Conocido como IPE

(Mapa 12 meses)

REFERENCIAS

 2- Impacto en los        cultivos

El cultivo de maíz de primera ha sufrido daños irreversibles, muchos de los cuales han sido destinados al ensilaje. El maíz de segunda está afectado en diferentes grados en áreas de Soriano, Flores, Florida, Durazno, San José, Canelones y el noreste de Uruguay. La soja de primera se encuentra en un período crítico y requiere de lluvia en los próximos 10 días para evitar daños irreversibles que limiten sus potenciales de producción.En lo que se refiere a la soja de segunda la misma está  experimentando un deterioro continuo, con áreas muy afectadas en diferentes regiones, aunque aún hay zonas, como parte de  Colonia, que su estado es aceptable.

 

Para entender la magnitud del problema, es necesario revisar la disponibilidad de agua en el suelo (AD) según la fuente INIA GRAS. (Imagen 1- ENERO 2022 Imagen 2- ENERO 2023)

 

  3-«¿Qué se puede                   esperar?»            

“La precipitación acumulada esperada para enero-febrero-marzo es inferior a lo normal o normal según la región. En particular, para la región norte y noroeste de Uruguay se espera un 45% de probabilidad en el tercil inferior, 35% en el medio y 20% en el superior, mientras que en el resto del país se prevé un 40 % de probabilidad en el tercil medio, un 35 % en el inferior y 25 % en el superior” (Fuente INUMET)

Los pronósticos desde el mes de diciembre dicen que comenzamos una fase de transición de La Niña (Sequía) a una fase neutral en los meses de Enero –Febrero- Marzo

 Con este concepto es que se sembró con optimismo, pero al venir con un déficit importante de 2022 y pensando que el balance hídrico normal en nuestro país en esos meses es a las claras negativo por lo que tiene que suceder algo extraordinario para que se revierta la tendencia.

A favor de este ejercicio, tuvimos una buena zafra de invierno en términos de rendimientos y precios. Además, los precios de la soja se encuentran en valores históricamente altos, lo que permitiría con menos kilogramos afrontar los costos. Sin embargo, lo que juega en contra es el aumento significativo de los valores de las rentas a la luz de los resultados de la zafra 2021/2022.

Es difícil predecir con certeza lo que sucederá en el futuro, especialmente cuando se trata de un mercado tan dinámico como el agrícola. Sin embargo, hay algunos factores que pueden ser considerados a la hora de hacer predicciones. Estos incluyen la evolución de la demanda, la oferta de productos agrícolas, las condiciones climáticas,  y las fluctuaciones en los precios de los insumos. Es importante realizar un análisis exhaustivo y estar atentos a los desarrollos en el mercado para hacer una predicción precisa sobre lo que se puede esperar hacia adelante.