Sebastopol: de Catalina la Grande a Putin el Inicuo

Crimea tiene un lugar destacado. y luego de la anexión se decidió
convertirla en un bastión de la Nueva Rusia. Así que fue militarmente
reforzada con tropas y algunos de los más nuevos barcos, radares,
sistemas de defensa aérea y 7 grandes bases aéreas. Todos los refuerzos
llevaron a Putin a afirmar que Crimea era la Fortaleza de Rusia.

Especial para CONTRAVIENTO por Giuliano Giupponi

Crimea ha sido una posesión del Imperio ruso desde 1783 luego que la
más importante emperatriz rusa, Catalina la Grande, la anexara para que
su preferido, el Mariscal Grigori Potemkin, Gobernador General de Ucrania, fundara Sebastopol y la Flota del Mar Negro. Crimea tenía el status de gobernación autónoma dentro de una
provincia mayor.

En tanto Sebastopol, por albergar la mayor flota rusa, tuvo un status de
ciudad imperial primero y federal después, lo que permitió a Moscú
dominar la península, que es la clave del control del Mar Negro.
La ciudad es un símbolo del poder central ruso en Occidente y de su
proyección sobre el sur otomano. Ciudad Heroica en la Segunda Guerra
Mundial e integrada a perpetuidad a la República Ssocialista Soviética de Ucrania por Nikita Kruschov
en 1954.

Desde la disolución de la URSS, Crimea y Sebastopol son un foco de
tensión. Armas y submarinos nucleares, silos de misiles, buques de guerra
de superficie, desde corbetas hasta cruceros pesados como el hundido
Moskva, tropas, tanques, aviones,y varios cientos de miles de toneladas
de municiones y armamentos ligeros generaron tensión política y militar
hasta 1997, cuando se firma el Tratado de Cooperación y Amistad entre
Yeltsin y Leonid Kuchina.

Se establece la devolución de miles de toneladas
de armamentos, la reducción de personal militar a 25.000, y la garantía de
la integridad territorial ucraniana iniciada por el Memorándum de
Budapest, cuando se devuelve el arsenal nuclear a Rusia. Ambos acuerdan
el arriendo de la base de Sebastopol hasta 2042 con la condición de
renovar a los 20 años por otros 25 más.

Este obstáculo encontró Putin al iniciar su expansión. Bajo control los
conflictos en Chechenia, Transnitria, Georgia y Bielorrusia, la política
ucraniana tomó relieve, su orientación a Occidente es contraria al plan de
esferas de influencia política y militar en el entorno de Europa oriental. Al
fallar la presidencia de Víktor Yanúkovich en 2014, la perspectiva de perder Sebastopol se tornó como una amenaza real que se consolidó con la intención de derogar el acuerdo aprobado en 2010.

A esta “amenaza” ucraniana se suman la 5ª y 6ª expansiones de OTAN, que
incluyeron a los países bálticos, Bulgaria, Rumania y Croacia entre otros.
Putin interpretaba que un cerco se cerraba sobre SU Rusia imperial y
decidió ejecutar el plan que la GRU y el FSB diseñaron y prepararon por
años, un levantamiento general de Crimea y Sebastopol, tomar la flota de
Ucrania y avanzar hasta el istmo de Perekop para bloquear el único acceso
natural a la península. La primer etapa en Febrero-Marzo 2014 fue
ejecutada con la colaboración de células locales.

Miles de ucranianos se retiraron hacia Kherson y Zaporizhie, en toda la península se iniciaron
persecuciones a ucranianos y se anularon los documentos, lo que les
impidió participar del Referéndum de Adhesión a la Federación Rusa el 16
de Marzo de 2014, el cual tuvo como resultado que en un cuestionado
referéndum la población eligió adherir a Rusia. Esto sirvió como excusa para que en Luhansk y Donestk se iniciaran con apoyo militar ruso y con mercenarios de la empresa de Putin, PMC
Wagner, acciones militares para tomar las dos provincias, dando inicio a la
Guerra del Donbás.

Crimea tiene un lugar destacado. y luego de la anexión se decidió
convertirla en un bastión de la Nueva Rusia. Así que fue militarmente
reforzada con tropas y algunos de los más nuevos barcos, radares,
sistemas de defensa aérea y 7 grandes bases aéreas. Todos los refuerzos
llevaron a Putin a afirmar que Crimea era la Fortaleza de Rusia.
Para la invasión de Ucrania, Rusia utilizó Crimea como la mayor base de
operaciones. Desde allí se inició el avance desde el Eje Sur y sus tropas
tomaron rápidamente Kherson, Melitopol, la planta de Zaporizhie y se
inició el ataque a Mariupol. La importancia de Crimea es superlativa para
la estrategia rusa, incluso luego de las derrotas de Kyiv y Kharkiv, Crimea
permaneció como el bastión imperturbable de las fuerzas rusas.

El 1º de Agosto 2022 cuando un dron ucraniano dispara e impacta en el
cuartel General de la Flota rusa algo cambió. El ataque se saldó con 6 heridos, pero el 9 de Agosto a las 11:15 hora local empiezan a caer misiles sobre la base de Novofedorivka, aledaña a la ciudad turística de Suky y a 218 kms de la línea de contacto. Allí se alojaba la 43º Brigada Aérea Naval
y se iniciaban misiones de ataque sobre Ucrania.

Este ataque tuerce el equilibrio militar al demostrar la capacidad
ucraniana de ataques de larga distancia y coloca definitivamente a Crimea
en la lista de objetivos militares.

Eso puede ser un vuelco real en la guerra, ya que una invasión a Crimea o
incluso la recurrencia de ataques a la península puede hacer mover el
tablero no de la guerra solamente, sino de todo el esquema político ruso.
Putin sin dudas tomará nota de lo sucedido en Novofedorivka, pero
reforzar Crimea implica retirar recursos de otras partes del frente y perder
la iniciativa en un momento en que las conquistas rusas no están
consolidadas y que se pueden revertir por un ejército ucraniano que a
pesar de las pérdidas, de ver morir a miles de civiles y presenciar las
torturas y el asesinato de sus camaradas en cautiverio, mantiene la moral
muy alta y espera seguir avanzando a un ritmo mayor.