Cerrar giro a la izquierda en Rambla e H. Yrigoyen. Situaciones de riesgo en RAMBLA DE MALVIN. Propuestas de mejora

Escribe Manuel Da Fonte

Ante el planteo realizado por autoridades de la Intendencia de Montevideo de ampliación de la bahía de giro a la izquierda en la rambla e Hipólito Yrigoyen, creo que se trata de una medida no acertada, dado que existen mejores opciones para mejorar el flujo de tránsito y la seguridad en esa zona de la rambla. 

 

En particular sobre este punto, sugiero eliminar ese giro a la izquierda, y trasladarlo más hacia adelante en el cruce con Concepción del Uruguay, o en Rimac. 

Sobre todo, porque en esa zona la rambla posee cuatro carriles de circulación en forma innecesaria y riesgosa, más una senda de estacionamiento. Por lo cual sería mejor reducir los carriles de circulación y usar 1 o 2 para bahía de frenado y giro a la izquierda. 

 

Esta misma medida (ver punto 4 de la propuesta presentada)

Múltiples situaciones que generan inseguridad en la rambla de Malvín   y otras que mejorarían la seguridad en ese tramo de la rambla, fueron planteadas a las autoridades de tránsito de la  Intendencia en el año 2016 por ANCOSEV (Asociación Nacional de Consumidores por la seguridad vial) https://www.ancosev.org/, sin que se hayan tomado en consideración hasta el día de hoy: 

 

MÚLTIPLES SITUACIONES QUE GENERAN INSEGURIDAD  EN LA RAMBLA DE MALVIN

En la nota analizamos los múltiples factores de riesgo que presenta en su diseño el corto tramo de apenas 2 km, de la Rambla, en la zona de la playa Malvín

Errores de diseño vial en la rambla de Malvín   dividiendo el mismo en varios ítems:

PUNTO 1 –  Cerrar ingreso y egreso por las calles Mississippi, Missouri, y Estrázulas.

 

El tramo entre la calle Gallinal y Michigan, ambos cruces semaforizados, que permiten ingresar a la rambla en ambos sentidos en el primer cruce, y hacia el centro en el segundo caso, es un tramo con solo 2 carriles por sentido.

En la senda hacia el centro, hay 3 calles que permiten salir o ingresar a la rambla en este tramo: Mississippi, Missouri, y Estrázulas.

Estas entradas o salidas generan situaciones riesgosas en forma innecesaria, dado que a pocos metros hay cruces para ingresar o egresar de la rambla con  semáforos, por lo cual debería cerrarse el ingreso o egreso a la rambla en estas tres calles (Mississippi, Missouri, y Estrázulas)

En particular, la calle Estrázulas, que es flechada hacia la rambla, determina el ingreso a la misma en sentido Este en zona de 2 carriles, y luego de una curva. No tiene sentido mantener este ingreso, dado que a tan sólo 100 mts., se puede ingresar desde Michigan, que tiene semáforos, con la ventaja que  a partir de la misma, la rambla pasa a tener 3 carriles en lugar de los 2 que tenía antes.

Por lo tanto podría hasta quedar sin semáforo, y mantener el tránsito hacia el centro por los 2 carriles que ya se venía circulando, y dejar el tercer carril en forma exclusiva para los que ingresan a la rambla. 

Esta misma solución ya se aplica en la rambla del Buceo, en la bajada de Bvard. José Batlle y Ordoñez, en sentido Oeste, frente al Museo Oceanográfico.  

 

PUNTO 2 –  Cambios múltiples de número de carriles de circulación sin alerta ni señalización

 

Se debe señalar con claridad la reducción  del número de  carriles de circulación, marcando con pintura reflectiva en el pavimento cuál carril se cierra y debe ceder el paso, y cual continúa y mantiene la preferencia de circulación. 

Estos cambios permanentes en un corto tramo de apenas 20 cuadras del número de carriles habilitados para circular, no aportan beneficio alguno, y por el contrario generan riesgo de colisión y alteraciones en el flujo de tránsito, al obligar a los conductores a tener que incorporarse a un carril por el cual no estaban circulando. Generan lo que podríamos denominar un flujo de tránsito turbulento o con alteraciones continuas.

 

En este tramo podemos identificar 5 tramos con diferentes número de carriles habilitados para circular. O sea, en promedio, un cambio de número de carriles cada menos de 400 metros.  Esta alteración ocurre exactamente igual en ambos sentidos de circulación. 

 

. Hasta Rambla y Amsterdam se viene circulando en 2 carriles.

. Luego de Amsterdam se pasa a 3 carriles.

. A partir de Hipólito Yrigoyen se pasa a 4 carriles + senda de Estacionamiento

. En Rimac pasamos a 3 carriles

. En Michigan pasamos a 2 carriles

En sentido opuesto se dan los mismos cambios de números de sendas o carriles habilitados para circular, sin señalización ni advertencia alguna. Este diseño vial estilo acordeón con aumento y reducciones reiteradas en el número de carriles habilitados para circular, como pueden ver en la secuencia de imágenes (2-3-4-3- y 2 nuevamente) carece de sentido, y solo agrega riesgo y complejidad a la circulación.

Con el agravante, que donde hay mayor cruce de peatones, estos deben cruzar 10 carriles en total (4 por sentido en la rambla, más 2 de la calle auxiliar de tránsito local. Un verdadero sinsentido desde la seguridad vial y la prioridad peatonal que debería primar (última imagen)

La propuesta sobre este punto, es suprimir los múltiples cambios de número de sendas habilitadas para circular, uniformizando el trayecto, con 2 sendas por sentido (como ocurre en la rambla en ambos extremos de este tramo) y agregar las bahías de egreso e ingreso en sentido Este. Esta reducción de carriles, permite ampliar el espacio destinado a peatones, el cual es muy escaso comparado con el destinado injustificadamente y riesgosamente para los vehículos.  

 

PUNTO 3 –  CIERRE DE SENDAS DE FRENADO Y SALIDA DE LA RAMBLA  METROS ANTES DEL CRUCE

 

–          En la Rambla e Hipólito Yrigoyen en sentido Oeste, hay 4 sendas que al llegar al cruce se elimina una, cuando debería mantenerse, para habilitar el giro a la derecha para tomar  H. Yrigoyen. 

Para complicar más, se colocó la parada de ómnibus  en la propia esquina, ocupando la tercera senda, por lo cual de 4 sendas, si hay un bus en la parada, quedan solo 2 habilitadas en sentido centro.

–          En la Rambla y Amsterdam, en sentido centro, se repite igual situación. Se pasa de 3 a 2 carriles antes del cruce, y se coloca la parada de bus en la esquina, donde quedan solo 2 carriles de circulación, por lo cual queda una sóla para circular, en caso de un ómnibus detenido en la parada.

Ambas paradas de ómnibus debieran trasladarse  100 mts. antes, en la zona donde la rambla posee un carril adicional, y no en la esquina, donde se produce la pérdida de una de las sendas de circulación. 

 

PUNTO 4 – SALIDAS A LA IZQUIERDA EN SENTIDO ESTE, CON BAHÍA DE FRENADO CORTA.

 

–          En Rambla e H. Yrigoyen, en sentido Este, hay habilitada una bahía de espera o frenado para girar a la izquierda en el cruce con semáforos. Esta bahía es corta, y genera colas de autos sobre la senda o carril central de la rambla, el cual es de circulación rápida, generando riesgos de choque por alcance a nivel de dicho carril.

En este tramo, el cantero central es mínimo, no permite la extensión de la bahía, y la rambla tiene solo 3 carriles de circulación.

Debería suprimirse esta salida a la izquierda en el semáforo,  trasladar la salida hacia adelante, donde la rambla tiene 4 carriles de circulación, con la posibilidad de generar una bahía de espera o frenado en el cuarto carril, con una extensión mayor a los 200 mts.

Hay varias salidas opcionales como el actual cruce en Rimac, 18 de diciembre (cambiando su sentido de circulación)  o tal vez, la mejor opción sea Concepción del Uruguay.   

–          El ingreso a la Rambla en sentido Este, también presenta varias opciones posibles.  Podría  hacerse  por H. Yrigoyen, cambiando su sentido de circulación,  o en 18 de diciembre, utilizando este tramo de la rambla, que tiene cuatro carriles o sendas de circulación, utilizando este cuarto carril como senda de ingreso y aceleración.

–          La mejor solución sería establecer primero en sentido este la salida a la izquierda, y en el siguiente cruce el ingreso hacia el este, para separar y evitar el entrecruzamiento del tránsito de ingreso y egreso de la rambla. 

Por ejemplo la salida a la izquierda desde la rambla en Concepción del Uruguay, y el ingreso a la rambla en sentido Este, en 18 de diciembre o Rimac.

–          El semáforo en H. Yrigoyen debería eliminarse y colocar uno donde se establezca el nuevo punto de salida a la izquierda de la rambla. 

 

PUNTO 5 – Falta de cartelería de señalización vertical de detención y otras señales confusas (Malvín y demás zonas en rambla)

 

En las intersecciones de ingreso a la Rambla faltan los carteles de PARE o Ceda el PASO, según criterio de la IM, para acompañar la línea de detención. 

También debería considerarse como se señala el sentido de la vía al Este, ya que para el turista que no conoce la Rambla, puede confundirse al ver el cartel que indica doble sentido de circulación y entrar a contramano.

Podría pintarse una flecha hacia la derecha (hacia el centro) en el cordón del cantero central o en el pavimento.

 

PUNTO 6 : Calle paralela de tránsito local y estacionamiento o tercera calle.

 

Propuesta de demarcación y señalización clara, para evitar confusiones al ingreso de calle paralela a la rambla para tránsito local.

Situación actual: El punto más riesgoso en cuanto a confusión de por cual calle acceder a la

rambla de Malvín se da en Concepción del Uruguay y Rambla, por la senda  hacia la rambla, dado que allí el que se acerca a la rambla, y pretende ingresar a ella, (ver foto siguiente) visualiza tres calles:  la primera, sin ningún elemento que la identifique como calle secundaria o de tránsito local, está flechada hacia el centro, por lo cual es fácil pensar que tal vez la siguiente sea la calle con tránsito hacia el este, y se termine ingresando a contramano en la rambla.

 – Diferenciar con modificaciones en el pavimento la calle secundaria o local de la rambla propiamente dicha.  Una posibilidad es mediante la construcción de una vereda sobreelevada transitable y con pavimento diferenciable (ver croquis en la foto). Es la misma solución que se implementó en las peatonales de la ciudad vieja en los puntos de cruce con tránsito vehicular.

Para el conductor que circula por una calle asfaltada o de hormigón liso, encontrarse al cruzar con un pavimento sobreelevado, o de una textura rugosa, en forma inmediata realiza la lectura que está cruzando una calle de tránsito local, lento o peatonal, y ello lo lleva a bajar la velocidad, o a no entrar en esa calle.

Esta modificación en el diseño vial, también evitará el riesgo de colisión para quienes ingresan desde la rambla hacia Concepción del Uruguay o H. Yrigoyen, con los que lo hacen desde la vía de circulación local o paralela a la Rambla.