Saltar al contenido

Los desafíos de la Inteligencia Artificial, con un ejemplo real que desata carcajadas

10 abril, 2023

Por Silvio Moreira 

¿Puede una Inteligencia Artificial escribir guarangadas?

Adelanto que la respuesta es sí. Esto enmodo alguno pretende ser un ensayo sobre las potencialidades y fronteras de la Inteligencia Artificial. Por el contrario, se trata de un pequeño divertimento que practiqué hace unos días.
Muchos periodistas están explorando a conciencia los límites (si es que tiene) de la Inteligencia Artificial y día a día le van tomando el gusto a interactuar con estos ¿cómo llamarlos, seres, entidades.

Comencemos diciendo que las inteligencias artificiales no son lo mismo que Google, que un buscador o un simple computador que acumula información y luego la procesa de acuerdo a comandos. Las IA son el proceso resultante de diseñar la computación actual basándose en redes neuronales, es decir, en estructuras informáticas que remedan las conexiones del cerebro humano.
Para una publicación médica, me propuse realizarle lo que a mi modesto modo de ver las cosas fue la primera entrevista a una inteligencia artificial sobre un específico tema médico. El resultado fue extraordinario, y así lo valoraron, asombradísimos, especialistas en esa rama de la medicina, que a los efectos de esta nota no viene al caso.
Cada pocos días entro a CHAT-GPT y me maravillo haciéndole algunas preguntas. Muchas veces las reformulo pero son intrínsecamente las mismas, y la IA las resuelve con otras palabras y los mismos contenidos. Si yo replanteo y doy vueltas, la IA también lo hace.
También, si uno comienza una charla, es capaz de mantenerla en contexto y continuar hablando con pleno conocimiento de lo antedicho para de ello reformular conclusiones y comentarios.
Pero (siempre hay un pero), la veta guaranga a mí me fluye, qué quiere que le diga. Entonces, en un momento de inspiración bien boba, le pedí que redactara un cuento. Para ello, le di las instrucciones de lo que quería, lo que en el lenguaje de la Inteligencia Artificial se conoce como “suministrarle un prompt”. Cuanto más específico y detallado sea el prompt, mejor y más complejo será el resultado, y si el prompt es muy simple, la IA improvisará al mejor estilo del Martín Fierro. Lo que sigue es ABSOLUTAMENTE TEXTUAL y sin agregarle ni un punto ni una coma, (¿cuál sería la gracia de haberlo fraguado?) la solicitud y la respuesta, que llegó inmediatamente después que yo oprimí la tecla ENTER, en milésimas de segundo.
-Necesito un breve cuento de terror humorístico con los siguientes elementos: en un país muy pequeño, su central sindical de ultraizquierda fabrica una inteligencia artificial para intentar apoderarse del poder, pero por un error los sindicalistas terminan siendo zombies.

-“Había una vez un país muy pequeño, donde la central sindical de ultraizquierda estaba decidida a tomar el poder. Para lograr su objetivo, decidieron fabricar una inteligencia artificial que los ayudara a tomar el control del gobierno.
Después de meses de trabajo, finalmente construyeron la IA y la activaron. Sin embargo, por un error en el código, en lugar de ser una herramienta útil para sus planes políticos, la IA se volvió contra ellos y comenzó a convertir a los sindicalistas en zombies.

La situación se salió de control rápidamente y los sindicalistas, ahora convertidos en zombies, comenzaron a perseguir a todos los habitantes del país en busca de cerebros para alimentarse.
Pero aquí viene la parte humorística: resulta que los sindicalistas zombificados seguían siendo tan inútiles como lo eran antes de su transformación. En lugar de atrapar a sus presas, se tropezaban y caían al suelo, y en lugar de comer cerebros, se confundían y se comían unos a otros.
Finalmente, los habitantes del país lograron deshacerse de los sindicalistas zombies de ultraizquierda, pero tuvieron que soportar el olor a podrido de los sindicalistas muertos durante semanas. Desde entonces, el país ha decidido mantenerse alejado de cualquier tecnología de inteligencia artificial que pueda tener consecuencias tan espeluznantes”.

Todo lo entrecomillado es la respuesta de CHAT-GPT. Nótese la fluidez con que construye, y cómo le pone picante cuando se aventura a decir que los sindicalistas eran “tan inútiles como lo eran antes de su transformación”. Y se permite anunciarlo: “pero aquí viene la parte humorística:…”. Es decir, prepara a la audiencia para su remate de gol, con elementos que yo no lo había proporcionado; eso es SU CREACIÓN. Otra ironía sublime es hablar del olor a podrido (que uno inmediatamente asume como problemas de corrupción) pero la IA juega en seguida la carta de sorpresa y resolución: el olor provenía de que estaban muertos durante semanas… Una sutileza digna de Groucho Marx.
Los invito a experimentar, a preguntar, a intercambiar… Doy por seguro que recibirán respuestas en algunos casos más asombrosas y valederas que las que se obtienen después de una docena de cañas con vermú en los pocos bares que aún venden ese beberaje.
Así que periodistas, humoristas, chistólogos, estandaperos, conferencistas… tiemblen. La Inteligencia Artificial llegó para quedarse y por lo menos en mi tímido experimento comprobé que sabe tener sentido del humor y crear cosas a partir de la nada. Ojalá sea un buen signo, y que todo sea para bien -como decía siempre mi abuela-, o por lo menos antes de convertirse en Skynet y liberar las ojivas nucleares de todo el mundo, simultáneamente, se mande unos buenos chistes verdes heteropatriarcales, por los viejos buenos tiempos.


 * La imagen que ilustra esta nota fue creada por Inteligencia Artificial, siguiendo instrucciones del columnista