Saltar al contenido

Lali y «esos números no son tan así»

25 abril, 2023
Lali y los números que no son tan así

La presentación de Lali Espósito en Montevideo en el marco del show organizado por la Intendencia de Montevideo aún aporta material para el debate y la suspicacia, en esta oportunidad a partir de declaraciones de la propia artista en relación a los haberes que presuntamente se le habrían pagado por el gobierno departamental capitalino.

El domingo 23 el diario El País publicó un extenso reportaje a la cantante argentina, donde realiza un análisis sobre su última obra discográfica, titulada simplemente “Lali”, de la cual brinda un interesante análisis sobre su producción y contenidos.

Asimismo, Espósito vuelca en la nota algunos conceptos en relación a la polémica que se entablara en Uruguay en oportunidad de su reciente participación en el festival “Acá estamos”.

Sobre el punto, la cantante afirmó: “Me parece superbien que la gente con fundamentos se queje, de hecho estoy a favor; lo que no está tan bueno es bardear al artista, porque al final te ponen en ese lugar de diablo y de que una calle está rota por tu culpa, y eso es una boludez enorme porque yo no soy política. Yo canto, y de eso vivo”.

Más allá del hecho de que no recordamos críticas representativas en torno a su persona o actuación, sino al elevado costo de todo el producto y fundamentalmente de su cachet, Espósito revela una actitud propia de su generación al abstraerse de contextos y brindar su show donde se lo requiera, como ya demostrara en oportunidad de su participación en el cierre de Quatar 2022.

No obstante, hay más material en sus declaraciones con respecto precisamente al tema puntual de su cachet. En torno a ello, declaró: «Vos no podés decirle a un artista cuando tiene que cobrar, es lo que ese artista cobra. Igual está bueno aclarar que esos números no son tan así, también te lo digo, pero tampoco es un detalle que me interese dar…»

Entonces, ¿cómo eran esos números de Lali?

Tras marchas y contramarchas, en los días previos a la realización del espectáculo se conocieron cifras parciales de su costo, en particular los cachets presuntamente correspondientes a las estrellas internacionales, a saber de U$S 256.478 a la cantante argentina Lali Espósito y U$S 62.387 a la brasileña Daniela Mercury.

Como se recordará esto generó numerosas voces críticas, no solo por la invocada improcedencia de la Intendencia operando como productor artístico, sino por el importante monto destinado a la contratación de la cantante argentina.

Más tarde, desde fuentes de la organización se precisó que en realidad el cachet de Espósito era de U$S 185.000, en virtud de la exoneración de impuestos en su calidad de artista no residente, punto que naturalmente depende del Poder Ejecutivo y sobre el que, a la fecha a más de un mes de celebrado el show, aún no existe Resolución.

No obstante, es importante señalar que la Intendencia de Montevideo no firmó contrato con Lali Espósito, ni con su manager,  sino con dos empresas que según surgiría de lo actuado son quienes manejan su representación aquí.

Se trata de las empresas BANCOR LLC y PIANO PIANO SRL, quienes suscribieron el contrato representadas por su Presidente en el primer caso, Sr. Alfredo Rafael Leconte y por su socio en el segundo, Sr. Fernando Mino.

En el caso de la “pata uruguaya” del negocio nada sorprende, en tanto el Sr. Mino tiene una dilatada actuación en la escena artística nacional como productor y realizador, fundamentalmente a través de su empresa “3 Cuartos”. Más allá de que, pese a su condición de Socio aducida en el contrato con la IM, no figure en la lista de tales al momento de la constitución de la empresa, en abril de 2019.

Better Call Saul

Resulta interesante acercarse a la segunda empresa, BANCOR LLC, quien presumiblemente detentara los derechos de representación de la actriz, cantante y bailarina argentina.

Como primer punto advertimos que no figura como titular de la misma el manager de Lali, Pepo Ferradas,  de una vastísima trayectoria en el ámbito, iniciada hace más de 20 años como Presidente de Sony Music Sur primero, Universal y Univisión luego, conduciendo las carreras entre otros artistas de Shakira, Camilo, Nathy Peluso y ahora la Espósito.

Tampoco figura Mario Samper, el Stage Manager de la argentina, ni Gabriela Díaz, su encargada de Management.

No es tampoco la empresa de Ferradas, FPM Ent, con domicilio en el 1200 de Brickell Avenue, en Miami.

1200 Brickell Avenue, manager de Lali
1200 de Brickell Avenue, Miami, sede de FPM Ent. empresa manager de Lali Espósito

En rigor, el contrato que la Intendencia de Montevideo suscribió para lograr el show de Lali Espósito fue con la empresa BANCOR LLC, (similar a nuestras SRL), domiciliada en el 5537, Suite E, de Sheldon Road en la ciudad de Tampa, Florida.

Sede de Bancor LLC
5537, Suite E, de Sheldon Road, Tampa, Florida, sede de la empresa Bancor LLC en Google Street View

 

Oficiana d elos contratantes de Lali
5537, Suite E, de Sheldon Road, Tampa, Florida. Imagen Google Street View

 

La misma se halla integrada, según surge de la información fiscal, por el Sr. Alfredo Rafael Leconte, su Socio Administrador, (AMBR), y el Sr. Federico Lauría, este último con una destacada actuación como Productor de conciertos de Maluma, Luis Miguel, Bad Bunny y Duki, en tanto trabaja hoy con Nicki Nicole y Bizarrap.Bancor LLC, contratantes de lali

Leconte y Lauría, en tanto, mantienen una sociedad desde hace años en el rubro en la Argentina, FTM Producciones, establecida formalmente en 2018, si bien no se encuentran rastros de que la misma se mantenga operativa.

 

 

 

Balance ¿final?

Culminado el show, del cual nunca se conocieron las cifras finales, la Intendencia anunció con gran despliegue mediático y cual una victoria que, a través de la recaudación por las entradas vendidas al mismo, los aportes de los sponsors (?) y “la venta de alimentos” se había logrado cubrir el total de los cachets de Espósito y Mercury.

Nada se informó en cambio en torno a lo que no pudo cubrirse , a saber los cachets de las restantes artistas, Agus Padilla, Laura Canoura, Vanesa Britos, Catherine Vergnes, Agustina Morales, Soledad Ramírez y Sofía Álvez, el costo de escenario, luces, audio, personal, seguridad, baños químicos, etc, etc.

Lo que finalmente podemos saber, en cambio, de labios de la propia protagonista es que “esos números no son tan así”, lo que nos demuestra que no solo quien cantaron y bailaron sobre el escenario tuvieron motivos para festejar por esta acción de la Intendencia.

También una sucesión de intermediarios que hicieron su temporada a costas de los impuestos y tributos que los habitantes de Montevideo costosamente vuelcan mes a mes para tener una mejor ciudad con la esperanza de que la Intendencia alguna vez cumpla con los cometidos fundamentales de la Ley Orgánica Municipal. O, al menos, que a la hora de contratar lo hagan tratando directamente con los dueños del circo y no con los vecinos de Saúl Goodman…