Saltar al contenido

Causas y consecuencias de la histórica baja de la inflación en Uruguay

7 agosto, 2023

Escribe @angelito_tata

Los valores negativos del IPC registrados en los dos últimos meses, han originado, especialmente en las redes sociales, discrepancias acerca de si tuvieron por causa factores tales como la situación del tipo de cambio o la eliminación del IVA al agua embotellada. No han faltado quienes hayan hablado de deflación,  hasta alarmándose por ello.
Si se examinan los factores estadísticos determinantes de esas variaciones del IPC, fundamentalmente consistentes en fluctuaciones de los precios relativos en productos de consumo, no parece apropiado vincularlas a una inversión del proceso inflacionario.
Definida la inflación como la situación en que la totalidad de los principales precios de la economía aumentan conjuntamente, y su opuesta deflación cuando el efecto es inverso, esa esencial simultaneidad tiene dos tipos de causas: se debe a un exceso de emisión monetaria respecto del circulante necesario para solventar las transacciones del sistema económico; o a causas externas a dicho sistema, que determinan el encarecimiento simultáneo de importantes insumos componentes generales de los costos de producción.
Del primer caso es claro ejemplo la situación argentina, derivada a su vez de un descontrolado déficit fiscal, financiado con una emisión de lo que, en definitiva, es dinero falso.
Del segundo caso lo es lo recientemente ocurrido a consecuencia de la invasión de Ucrania, como lo fue en su época el incremento artificial del precio del petróleo impuesto por la OPEP.
Entre los efectos negativos causados por la inflación se encuentran, por una parte, las incertidumbres derivadas de las expectativas futuras, que impulsan un incremento de los precios de reposición aún mayor que el resultante del encarecimiento de los costos de producción. Y también, la desvalorización de los ingresos monetarios nominales lo que, en definitiva, al menos, cuando la inflación tiene un origen monetario, consiste en el pago del impuesto inflacionario.
Naturalmente, esa desvalorización de los ingresos monetarios nominales tiene su efecto más inmediato y más intenso sobre la remuneraciones del trabajo asalariado, que a su vez constituye un componente importante del costo de producción; de tal manera que su incremento, para compensar esa desvalorización, opera a su vez sobre el nivel general de precios, generando más inflación.

Cómo afecta en los salarios 

La reacción general más inmediata a la pérdida de valor adquisitivo de las remuneraciones del trabajo, especialmente cuando se ha instalado un sistema sindical general,  corporativo y clasista, consiste en el desarrollo de una intensa conflictividad de las relaciones laborales colectivas; en la cual cada una de las corporaciones sindicales procura obtener ventajas necesariamente conducentes a un mayor costo de su producción y un aumento de su precio, que recae sobre sus consumidores, que son al mismo tiempo en su mayor parte los demás trabajadores. Lo cual, como dijo William Hutt en su libro sobre la negociación colectiva, parafraseando a Abraham Lincoln, es como estar todos tratando de engañar a todos, todo el tiempo.
Pretender resolver la pérdida de valor adquisitivo de las remuneraciones causada por la inflación, introduce un contenido artificial en el proceso de negociación colectiva; cuya finalidad propia la constituye, cuando existe realmente una espontánea manifestación de autonomía de la voluntad en un colectivo laboral determinado que lo habilita como interlocutor válido, alcanzar un equilibrio en las condiciones de ejecución de los contratos de trabajo compatible con el desarrollo normal de la producción.
Esa desnaturalización del objeto de la negociación colectiva, además de constituir causa de una conflictividad generalizada y permanente, lejos de conducir a una atenuación y eventual desaparición del fenómeno inflacionario, produce su agravamiento; y termina por producir, como consecuencia graves alteraciones en el funcionamiento de la economía y de las instituciones políticas.
En la década de los 60 del siglo pasado, fundamentalmente a consecuencia de la primera crisis petrolera provocada por la OPEP, se desarrolló, principalmente en Inglaterra, lo que se denominó la política de ingresos.
En lo esencial su contenido se basa en comprender que la generalidad y simultaneidad de la devaluación monetaria de los ingresos producida por la inflación, aunque afecta colectivamente las relaciones de trabajo, es un asunto que corresponde abordar a la autoridad pública.
En la práctica, la política de ingresos frente al fenómeno inflacionario, cuyo sentido económico opera en definitiva como un impuesto, determina que, lo que concretamente implica fijar la tasa de dicho impuesto, mediante una adecuación periódica, general y simultánea de los términos monetarios nominales de la contratación, fijada por decisiones del gobierno.
Un factor esencial de esa política de ingresos, es que la sociedad conozca de antemano el criterio por el cual será ejercida esa facultad de efectuar el ajuste monetario, según el movimiento del índice de inflación. De esta manera, sobre todo en la medida en que esa política de ingresos sea coherente con el uso de otros instrumentos de política macroeconómica dirigidos a reducir la inflación, los agentes económicos podrán adecuarse a un nivel de impuesto inflacionario predecible; de la misma manera que lo hacen con los demás niveles tributarios. Lo que, sin duda, contribuye al objetivo de disminuir y eliminar la inflación.
Por otra parte, al eliminar ese factor distorsivo de las relaciones laborales colectivas, la negociación colectiva privada, bilateral, libre y voluntaria, además de habilitar el ejercicio de una genuina libertad sindical de fines estrictamente laborales, conduce a un equilibrio de los costos y a una regularidad de la producción, indispensables para la estabilidad y el desarrollo económico.
__________
Una exposición de los conceptos esenciales relativos a las instituciones de las relaciones colectivas de trabajo, es accesible en www.repertolex.uy/Instituciones.htm.