Vuelo 298 sobre el «Kremlin» criollo

Por Juan R. Rodríguez Puppo

Fue una experiencia marcante. Es la tercera  vez que hago uso de ella. En todas las ocasiones como estrategia de comunicación ante un rival más poderoso.
¿Cómo entrarle a un adversario que tiene controlado el territorio?
No se trata de ganarle.
Se trata de que NO JUEGUE SOLA.
Ayer hasta me hicieron sentir Mathias Rust , el alemán que en 1987 aterrizó una avioneta en el Kremlin. La Comuna y su intendente es nuestra versión de ese Kremlin.
Hoy Carolina Cosse se ha convertido en un personaje muy peligroso para la República. Todos sus antecedentes la hacen muy parecida a Cristina Kirchner. El desprecio por el dinero público, una ambición desmedida exagerando histrionismo sensiblero siempre encontrando una excusa para su compulsión: el Gasto. Y lo peor, gasto del dinero de los demás.
Lo del histrionismo no sería tan grave. Lo hereda de su padre, sin dudas, que es un gran actor y director teatral radicado hace años en Argentina.
Lo del Gasto del dinero ajeno es terrible.
Y lo agrava el uso de cualquier excusa para justificarlo.
Recuerden que el Antel Arena y su sobrecosto postergaron las obras en represas de agua. Hizo valer su caprichito ante la súplica de Astori.
Y ahora inventa y cambia una fecha histórica de la ciudad para justificar un gasto en festejos por un aniversario inédito traído de los pelos.
¿Cómo no mandarle el avión 298?
Los medios principales con tal de no perderse publicidad oficial del evento TODOS publican:
Festejo de los 300 AÑOS.
Ninguno pone ni siquiera un signo de interrogación al 300. Menos aclarar que son sólo 298.
Los pibes que se suman a los festejos están en todo derecho de pasarla bien. Pero casi ninguno de ellos se entera ni le importa que están festejando «algo trucho».
¿Cómo no enviar el avión 298?
Además les dicen que es GRATIS. Ni siquiera saben que esa desprolijidad la pagaran sus padres con más contribución y recursos que permanentemente se destinan al «circo beat Cosse», o a contratos de cuestionable existencia y nunca a Obras.
Nos cuestionan el gasto personal por el avioncito.
Si fue gasto (menos de lo que vos pensas) en todo caso salió de mi bolsillo y algún amigo que ayudó en honor a la causa.
Sugiero escandalizarte cuando usan y abusan del dinero ajeno para objetivos partidarios u otros destinos más vidriosos.
En 2026 nos volveremos a encontrar. Sin agravios y ayudando a pensar POR LO ALTO FESTEJAREMOS LOS 300 AÑOS REALES.
Ahí invitaremos a Jaime Roos (¿qué mayor artista montevideano puede haber?) que ayer brilló por su ausencia en los festejos de los 298 años.