Focault y el Día de la Niñez

«El pez nunca descubre que vive en el agua. De hecho, como vive inmerso en ella, su vida transcurre sin advertir su existencia. De igual forma, una conducta que se normaliza en un ambiente cultural dominante, se vuelve invisible»

Michel Focault

Lo que propone Foucalt es interesante. Estábamos en su época, en la pecera del machismo heteropatriarcal consumista del capitalismo. Él es fruto del pensamiento neo marxista europeo de la segunda mitad del siglo pasado. Jamás iba a reconocer explícitamente el error enorme del modelo. Pero iba a buscar una nueva forma de explicar la «dominación» en el sistema capitalista. Y hablaba de la suma inconsciente de muchas formas de microdominacion.
Los las y les que dominan esta nueva pecera en la que vivimos, nos han normalizado para vivir en el lesbofeminismogay de una sociedad en que la vida de una dama vale más que la vida de un niño de 8 años, y en la que está mal visto decir un elegante piropo porque puedes ir preso por acosador. Se dieron cuenta del error marxista que hizo derribar el sistema todo en 1991 (una excesiva explicación economicista) y apostaron a ser elles los dominadores, apoderándose de los nuevos valores culturales a imponer. Y entonces ahora, debes cuidarte de no decir en público que te espera un negro futuro porque serás encarcelado por racista, y en la que cualquier mujer aunque sea tu novia una vecina o tu abuela te puede denunciar por agresión, y eso ya supone una restricción de acercamiento a 800 metros y no verás ni a tus hijos ni a tu abuela y tal vez ni a tu mascota.
Es una era en la que la idiotez de un «ojo que todo lo ve» ya no nos permite festejar el Día del Niño porque eso no es inclusivo. Ahora celebramos la «Niñez».
Sí..la niñez de la «estúpide» que nos ha obligado a cambiar la carátula o el motivo de la celebración. Porque consideran que está mal la palabra NIÑO. Creen que invisibiliza a la mujer. Entonces usan el concepto LA NIÑEZ (que tampoco es inclusivo porque el vocablo es femenino). Foucalt venció y no nos dimos cuenta que nos había ganado a todos. Es más. Ni el se enteró nunca que había vencido.
En esa nueva normalización, Foucalt nunca soñó que la viviríamos a tan pocos años de su deceso.
Y que conste que banco a muerte a gays y otras opciones sexuales..A negros y amarillos a enanos y gigantes y me encanta que las mujeres gobiernen y tengan poder. Pero no se debería tolerar cambiar un modelo de «dominación» por otro de otro signo.
Porque lo único que nos debe diferenciar son los talentos y las virtudes. La Constitución uruguaya además nos mandata a ello.
¡Claro…a Foucalt le importaba tres pepinos el art. 8 de nuestra Carta Magna!