Saltar al contenido

La tensa espera

19 enero, 2023

Escribe Giuliano Giupponi.

La última semana tuvo acontecimientos fuera del campo de batalla que nos ubican en un lugar expectante.

  • Éxito parcial ruso

En lo militar la novedad es que Soledar fue finalmente tomada y sigue el asedio a Bakhmut. Aquí se cuela una vieja discusión de un término ya conocido, la PERFIDIA. Está definida en el Protocolo Adicional 1 a los Convenios de Ginebra de 1949 en el artículo 37, en particular nos referimos al uso de emblemas nacionales y del uniforme del enemigo. Es algo que tanto en los Convenios de Ginebra, como en la Cuarta Conferencia de La Haya sobre Leyes y Costumbres de la Guerra Terrestre de Octubre de 1907 están comprendidas y castigadas, en éste último caso en el artículo 23 y es más que claro al respecto:.- “Usar indebidamente una bandera de tregua, de la bandera nacional o de las insignias militares o el uniforme del enemigo, así como los signos distintivos de la Convención de Ginebra”-.Los Juicios de Dachau, de 1948 luego de la Segunda Guerra Mundial, no fueron severos al respecto cuando debieron juzgar a Otto Skorzeny, Coronel alemán que durante la Ofensiva de las Ardennes ordenó a sus soldados vestir uniformes norteamericanos para operar tras las líneas, lo que fue parcialmente efectivo para generar confusión, muchos fueron capturados y ejecutados inmediatamente por espionaje. Estos antecedentes abren el debate al día de hoy porque la estrategia rusa en Soledar fue simple. Envío masivo de movilizados en ataques frontales durante semanas y combate intenso para generar desgaste y fatiga. La infiltración con uniformes ucranianos en las líneas defensivas, brechas y confusión y luego el ataque sin cuartel por parte del PMC Wagner a las líneas perforadas. Así lo que no se pudo lograr durante 6 meses por el ejército ruso se terminó por el Wagner en pocas horas y generó una masacre en las filas ucranianas quienes creían que sus camaradas de armas los estaban ametrallando, se generó confusión y los oficiales ordenaron la retirada ordenada a la carretera T-05-13, la principal línea defensiva ucraniana en la zona.

Esa es la génesis de tres hechos políticos trascendentes en Rusia, el primero es la destitución del General Surovikin, apodado “Apocalipsis” por sus camaradas y el nombramiento nuevamente del General Guerasimov “El Carnicero de Siria” en su lugar, un enroque administrativo solamente.

El segundo es que se hizo pública la distancia entre la facción PMC Wagner y Kadyrovitsi con las tropas regulares rusas. El aumento del prestigio del líder checheno y del socio de Putin como líderes efectivos para cumplir las misiones subordina aún más al mando militar bajo las manos de Kadyrov y Pigozhin, perros de guerra de Putin.

El tercer hecho que se generó deriva del debate sobre las leyes de la guerra y es el proyecto de ley presentado el martes 17 de Enero para que Rusia se retire de todos los acuerdos y tratados vigentes sobre Derechos Humanos y leyes de la guerra suscritos con Europa y EEUU. En un hecho sin precedentes Rusia declara que en la guerra todo vale y que nada puede ser castigado.

  • La salida política

La respuesta de Occidente fue proponer por parte de la Ministra de RREE de Alemania, Annalena Baerbock, la creación de un Tribunal Penal Internacional para la guerra en Ucrania con alcances similares al creado para la guerra de los Balcanes que llevó entre otros a Milosevic al banquillo de los acusados. Si sumamos la renuncia de la Ministra de Defensa alemana, Christine Lambrecht, quien era el mayor obstáculo político para el suministro de armas, con las declaraciones del Canciller Olaf Scholz en Davos sobre que Rusia no debe ganar en Ucrania y que eso sucederá solo si Putin ve que la victoria no es posible, el panorama político empieza a cambiar. También afirmó en Davos que Alemania apoyará a Ucrania el tiempo que sea necesario, sin menciónar el suministro de carros de combate Leopard 2. Dejando claro que aún debe destrabar la cuestión política interna, aún reacia al apoyo militar directo. Este punto será central en la cumbre del 20 de Enero en Ramstein, dónde Biden y Scholz tendrán una reunión bilateral para solucionar el tema de los carros alemanes que varios socios declararon poder enviar en breve.

  • La esperanza de las armas

El Presidente Volodimir Zelenski tiene fundadas esperanzas sobre esa reunión bilateral ya que EEUU ha decidido el suministro de todo tipo de armamento defensivo y ofensivo necesario para avanzar sobre el territorio ocupado. Hoy los rumores, como hace meses fueron los M2 Bradley y hoy están en Europa, o antes fueron los M270 y los HIMARS y han sido esenciales para retomar el 52% del territorio ocupado desde Febrero 2022, son la nueva munición GLSDB. Ésta es un híbrido entre cohete y misil con un alcance de hasta 150kms y con una precisión de entre 1 a 8 metros dependiendo de las condiciones. Con ésta arma, desarrollada por la Saab de Suecia y la Boeing de EEUU todo el territorio ocupado quedaría al alcance del fuego ucraniano y las bases y centros logísticos de Sebastopol, Simferopol, Mariupol, Luhansk, Donestk o Berdyansk entre otros serían objetivos alcanzables. Esto amenaza a la logística rusa que supo adaptarse a las distancias y puso todos sus grandes arsenales a más de 80 kms de la línea de contacto.

La victoria en Soledar le devolvió la iniciativa a Rusia y el problema político interno generado se soluciona con un simple té de Novichok o una ventana abierta oportunamente, pero no sabemos hasta dónde Rusia logró agotar o no sus fuerzas para continuar empujando o hacer una explotación del éxito que obtuvo, que es importante pero no definivo.

  • Las tragedias civiles

Mientras tanto, los misiles siguen siendo lanzados a áreas civiles como el que destruyó un edificio en Dnipro dejando más de 45 muertos y alrededor de 60 heridos, muchos de ellos niños menores de 7 años, solo sobre Dnipro fueron lanzados 8 misiles, 7 fueron derribados y uno logró llegar, cobrando un precio demasiado alto sobre una población civil que es víctima principal para las tropas rusas.

  • Más que solo un accidente

También en otro hecho trágico en la localidad de Brovary, cerca de Kyiv, un helicóptero Super Puma, por causas que se intentan establecer, se estrelló en el área urbana. En el accidente fallecieron 14 personas, entre ellos un niño y 25 resultaron heridos, 11 niños entre ellos. El helicóptero cayó en una zona residencial en donde funcionaba un jardín de infantes. Altas figuras del gobierno ucraniano fallecieron en el hecho, entre ellos el Ministro del Interior Denys Monastyrskyi, el Primer Adjunto al Ministerio Yevhen yenin y el Secretario de Estado del Ministerio Yurii Lubkovich.

Sin dudas que no ha sido la mejor semana para Kyiv, pero tampoco ha sido la peor, la guerra transcurre el camino hoy que Rusia propone de manera limitada y solo las decisiones de occidente pueden dar vuelta ese rumbo. Estaremos muy atentos a lo que ocurra en Ramstein que puede nuevamente dar un giro de 180 grados a los acontecimientos.