Saltar al contenido

Sistema vial inseguro – Cuarta parte – Vías y vehículos inseguros

3 febrero, 2023

Escribe: Manuel Da Fonte

Se siguen produciendo siniestros graves, que podrían o bien haberse evitado, o  por lo menos disminuir o evitar sus consecuencias mortales y  lesionados graves, si las autoridades hubieran trabajado en proveer a los ciudadanos de un sistema vial seguro, poniendo énfasis en tener vías de tránsito y vehículos más seguros. 

 

Nos enfocaremos como ejemplo, en dos de los siniestros recientes, uno de ellos donde un conocido médico perdió la vida, al quedar su vehículo aplastado entre dos camiones, en la ruta 8, y otro, en la ruta 102, donde se produjo una colisión frontal con resultado de lesiones gravísimas, por lo menos para uno de los conductores. 

 

Triple choque en ruta Perimetral: un auto intentó rebasar a un camión y chocó de frente con una camioneta

El tránsito estaba detenido, camionero no se percató y chocó a seis vehículos; hay un muerto y varios heridos

En el siniestro de ruta 102,  el automovilista  adelantó al camión por la derecha, y cuando este se le cierra, pierde el control y se cruza de senda, como se puede ver en el siguiente video, termina impactando con la camioneta, y esta se sale de la vía e impacta contra el muero del pasacunetas. 

 

Así ocurrió el triple choque en ruta 102

En el siniestro de ruta 8, el conductor del camión  chocó desde atrás una fila de vehículos detenidos en la ruta, que se encontraban a la salida de una curva. 

En redes sociales, abundaron los comentarios culpando a ambos conductores por imprudencia, distracción, supuesto uso del celular o realización de maniobras inadecuadas.

El problema en seguridad vial, es que si nos centramos en encontrar el culpable, y damos por finalizado el análisis del siniestro en esa etapa, nos perderemos de avanzar en encontrar las soluciones, para que un siniestro así no vuelva a ocurrir. 

 

La búsqueda de un culpable, que además suele ser víctima del siniestro, ha sido el enfoque tradicional en el manejo de la seguridad vial, cuyo fracaso está más que demostrado.

 

Este enfoque resulta muy funcional a las autoridades, que las exime de construir y trabajar por un sistema vial más seguro, y a las empresas automotrices, que les permite seguir fabricando y vendiendo vehículos inseguros, sin el equipamiento de seguridad pasiva y activa ya desarrollado, y que es usual en países del primer mundo, para incrementar sus ganancias, mientras no les importa el costo en vidas y lesiones graves invalidantes que provocan. 

 

En el caso del primer siniestro que nombramos, en la ruta 102, este  terminó con graves consecuencias debido al diseño vial inseguro de la ruta. 

 

Se trata de una vía de 4 carriles sin separador central que impida el choque frontal por cambio de senda, como ocurrió en este caso.

 

Además, se pueden observar en las imágenes, la existencia de gran cantidad de muros pasa cunetas sin rampa o guardarraíl que impida chocar frontalmente con estos muros, a veces de concreto, si se produce una salida de vía.

 

Esto fue lo que ocurrió con la camioneta, que además de sufrir el choque frontal con el vehículo que se cruzó de senda, sufre el impacto contra el muro del pasa cuneta que está en el acceso a un predio desde la ruta.

Este impacto determina las consecuencias más graves sobre la camioneta y sus ocupantes. 

 

Por lo tanto, si bien la infraestructura vial no hubiera evitado la colisión inicial entre el auto y el camión, sí hubiera evitado las peores consecuencias derivadas de esta colisión inicial.

No se hubiera producido la invasión de la senda contraria, ni el choque frontal entre la camioneta y el auto. 

 

Si los muros de los pasa cunetas o accesos a predios al borde de la ruta estuvieran protegidos por rampas o guardarraíles, las consecuencias sobre los ocupantes de la camioneta hubieran sido más leves. 

 

https://www.ancosev.org/alcantarillas-sin-proteccion/

 

 

Desde el 2019 le hemos solicitado al MTOP y al Congreso de Intendentes, que comience a corregir esta situación riesgosa, pero la misma no se ha considerado, y se siguen construyendo de esta forma riesgosa en obras nuevas, tanto del Ministerio como de las Intendencias

 

Por último, si el camión tuviera elementos que permitieran una mejor visión, ya sea directa o mediante cámaras, o sensores de alerta de proximidad de otro vehículo u obstáculo, tal vez hubiera visto que un vehículo lo adelantaba por la derecha y no se hubiera cerrado para volver al carril derecho. 

 

En el otro siniestro que tomamos como ejemplo, se trata de un choque por alcance, donde un camión, a la salida de una curva (lo cual reduce mucho el margen que le queda al conductor para percibir una fila de vehículos detenidos en la ruta) choca por alcance una fila de vehículos, y terminan aplastando completamente un vehículo que queda entre dos de los camiones, falleciendo el conductor del mismo. 

 

En este caso, nuevamente podemos culpar al conductor, como se hace habitualmente, o podemos enfocarnos en el motivo por el cual las autoridades no han hecho obligatorio el equipamiento de vehículos pesados con sistemas de Frenado Autónomo de Emergencia.  

Las 8 claves del frenado autónomo de emergencia, premiado como el sistema de seguridad más útil

Esta tecnología es obligatoria en Europa desde el 2015 para el Transporte de Pasajeros y vehículos pesados, y lo será para todo tipo de vehículos desde 2024.

 

En este caso, si el camión hubiera estado equipado con este sistema, el vehículo hubiera frenado en forma autónoma, a pesar de la distracción del conductor, o de su error de cálculo, al no lograr percibir con suficiente antelación la fila de vehículos detenidos a la salida de una curva. 

 

Las medidas que hemos analizado, que hubieran evitado estos siniestros, o impedido sus graves consecuencias, así como mitigado los daños que provocaron,  son todas ellas de bajo o nulo costo para el Estado. 

 

Se trata de colocar separadores o barreras centrales que eviten el cruce a la senda contraria, la colocación de guardarraíles o rampas protectoras en los muros de los pasa cunetas, o acceso a los predios (que se le puede exigir a sus propietarios), y la exigencia de equipamiento de sistemas de seguridad activa en los vehículos nuevos (medida sin costo para el Estado, y de muy bajo costo para los fabricantes).

¿Cuánto gasta innecesariamente (además de evitar el enorme sufrimiento que provocan todos estos siniestros) en recursos malgastados el Estado en estos siniestros?

¿Cuántos recursos humanos y materiales gasta el Estado en atención sanitaria, en uso de unidades de Bomberos y de Policía, y durante cuánto tiempo cada vez que ocurre un siniestro de esta magnitud en rutas?

¿Cuánto pierden las empresas y particulares que se ven afectados en sus desplazamientos con las horas de demoras por los cortes de la ruta a consecuencia de estos siniestros? 

 

Ninguno de estos siniestros se evita ni con radares de velocidad, ni con educación o concientización.

Se evitan con medidas que están al alcance de las autoridades, y que son quienes tienen la responsabilidad de tomarlas, exigiendo equipamiento de seguridad activa en los vehículos, y tomando medidas de diseño vial seguro, de muy bajo costo.