Insultos en el Parlamento

Por Juan R. Rodríguez Puppo

No van a tener el gusto que confiese mi complacencia por los epitetos y griteríos de ayer en el Parlamento. No los comparto. Pero los entiendo. Si te tratan durante 2 años como un delincuente y sin pruebas y Fiscalía archiva todo dos veces….Macho…bancate lo que se viene. Tus vientos generaron estas tempestades.
Pero hoy quiero refrescarles la memoria de algunos líos importantes que se dieron en el parlamento uruguayo en lo que va de este siglo.

Amado no fue amado

Fernando aún militaba en filas del bordaberrismo en el PC y tuvo un altercado con la diputada frenteamplista Daniela Paysee. La misma le espetó a Fernandito el epíteto de «ENANO FASCISTA» generando un enojo que supo disimular el reconocido escritor hoy frenteamplista.

Al fi…lo de la piñata

Corría el año 2005 y en ese entonces el legislador de triste memoria (sacó una vez carnet de pobre para operarse) Leonardo Nicolini calificó a su colega Isaac Alfie como «GIL» y éste no esperó ni un segundo y le propinó dos trompadas que intentaron ser correspondidas por el senador frenteamplista. Dos años mas tarde Nicolini renunciaba al Senado objeto del vergonzoso affaire del carnet de pobre.

Duro el Turco

Mi amigo Washington en debate caldeado y habiendo sufrido algunos embates retóricos le saltó la térmica y calificó a su colega frenteamplista Daniel Vega como «DELINCUENTÓN».

Oligarca puto

No tengo que abundar mucho en un episodio que sí tuvo mucho impacto mediático porque el diputado Dominguez del FA tildó a Lacalle Pou de «Oligarca Puto» y luego hubo algunos manotazos de ambos que fueron separados por varios legisladores. A 14 años del episodio hoy hay varios oligarcas de todos los partidos que están esperando que los califiquen de esa manera si esa es la fórmula o receta mágica para algún día llegar a la Presidencia del país.

No será fino pero es original

El Pepe Mujica todos sabemos que tiene incontinencia verbal insultante. «No sea chorizo» o «No sea nabo mijo» son ejemplos de una boquita malhablada. Hace pocos días mandó a la «puta que lo parió» al electo presidente argentino en mensaje dado a militantes en un comité,  a sabiendas que dichas palabras iban a trascender. Pero hace algunos años le mandó decir a Pedro Bordaberry un calificativo que es tan duro como gracioso: PICHÓN DE HEREFORD SIN GUAMPAS.

El estilete que hiere

Todos conocemos que el senador Botana si quiere es irónico y hasta puede llegar a ser hiriente sin decir ni media mala palabra. Así fue que en 2009 le dedico una frase a su colega Vega del FA que es médico «Yo no se cómo algunos pacientes ponen sus vidas y su salud en manos de ciertos médicos».
Esto sacó de quicio a Vega y comenzó a proferir toda clase de improperios hacia Botana. Cosas como «hijo de puta» y «cagón» (que hoy no quiero repetir acá en redes porque queda feo).

Otro archivo de causa

En 2018 el fiscal Pacheco le archivó la causa al Senador De León. Una figura cercana a Sendic y que estaba siendo objeto de dardos desde los partidos de oposición por supuesta corrupción en ALUR.
Pero su causa fue archivada y desde el senado descargó toda su ira reprimida entre otros contra Pablo Mieres. Lo trató de «CARROÑERO DE LA POLÍTICA».
En ocasión de dicho episodio Bordaberry planteó una moción de orden a la cual Michelini (que tiene inquina con Pedro desde aquella grabación funesta) salió a viva voz a plantear que la oposición parecen «nenas de 15 años». Esta expresión hasta fue criticada desde el mismo FA porque estigmatizaba a la «nenas». Y don Rafa no se quedó ahi….terminó su razonamiento con un finísimo «QUE LA OPOSICIÓN SE VAYA A LA CONCH..DE SU MADRE». Pedro no se ha quedado atrás en originalidad de calificativos gruesos sobre el ex legislador Michelini. En alguna oportunidad trató a Rafaelito como un TRAVESTI DE LA MENTIRA.

En fin. Como verán traje a vuestros recuerdos una serie de episodios que me permiten hoy frente a los sucedido ayer en la referencia que hizo el senador Da Silva sobre Charles Carreras diciéndole «Miserable y Ruin» y repito: sin avalarlo….Me parece un juego de niños al lado de algunos episodios de la historia reciente del parlamento uruguayo que he reseñado.