Saltar al contenido

En el Día Internacional del Libro, salvémoslos

23 abril, 2024

 

La ignorancia es una enfermedad que se propaga rápidamente en ausencia de libros. Ray Bradbury (Fahrenheit 451)

 

De los miles de grandes obras que tratan sobre libros, en plan de homenajear al libro como el instrumento liberador del ser humano en cuanto individuo con pensamiento propio, y la amenaza que ellos representan para todos los totalitarismos, de toda índole y época, no se me ocurra uno más representativo que el “Fahreinheit 451” de Ray Bradbury, publicado hace setenta años atrás en EE. UU.

Escrito durante el auge del macartismo, esta obra (apenas) distópica -a la luz de las tinieblas que sobre nosotros hoy se ciernen- denuncia las quemas de libros (las reales, por supuesto, pero las simbólicas también) como el peor y más terrible peligro para el conocimiento, y, por tanto, la libertad del ser humano.

A la caza de los libros y sus autores

Dos son las herramientas preferidas de los sistemas totalitarios para impedir la circulación de ideas que significa el libro: la prohibición, requisa o destrucción de libros considerados peligrosos para el régimen, y no menos importante, el arresto, prisión y prohibición de autores.

Junto con los nombres del tibetano Go Sherab Gyatso (alias “Gosher”), la uigur Rahile Dawut y Maykel Osorbo, el poeta y rapero cubano -apenas tres de cientos- quiero centrar mi homenaje en Narges Mohammadi, la activista iraní Premio Nobel de la Paz 2023.

«Mujer, vida y libertad» 

Sucede en la milenaria Persia, el Irán secuestrado por el integrismo islámico donde la mujer no vale nada, donde la vida aún menos, y donde toda libertad brilla por su ausencia.

Desde las mazmorras del régimen tiránico, Narges Mohammadi, integrante del Movimiento “Mujer, Vida, Libertad” consiguió publicar en 2020, su libro de entrevistas “Tortura blanca” escrito durante una de las 13 detenciones y 5 condenas, que le valieron una sentencia de 31 años de prisión y 154 latigazos (ni 100, ni 200, 154) por parte de la Teocracia terrorista de los ayatollahs chiíes. Tal ensañamiento con una mujer indoblegable ha sido y será cumplido en la que es considerada una de las peores cárceles del mundo, la de Evin en Teherán.

Una vez más, el oscurantismo chiíta iraní, al igual que los peores totalitarismos, como sucedió con Solzhenitsin y su “Archipiélago Gulag” bajo el barbárico stalinismo soviético, no ha podido contra la voluntad inquebrantable de esas mujeres sometidas a las peores humillaciones.

Ello, se ha visto reflejado en que, saltando por encima de todos los Montags que pretendieron acallarles, a ella y a quienes prestaron sus testimonios, este formidable documento llamado “Tortura blanca” esté disponible para el lector hispanohablante en edición de Alianza.

Lo recomiendo. Leerlo es el mejor homenaje que podríamos hacerle al Libro, a todos los libros, todas las voces.