18 millones de personas han contraído Covid-19 desde diciembre 2022 en Shanghái

Los hospitales están colmados en sus servicios de emergencia con pacientes ancianos enfermos de covid que tosen, gimen y tienen dificultad para respirar.

Desde el levantamiento de las medidas de su política «cero covid» en diciembre y tras tres años de la aparición de los primeros casos mundiales de coronavirus en su territorio, China se enfrenta a una ola de contagios.

Las restricciones, que permitieron que la mayoría de los chinos se libraran en gran medida del virus desde 2020, provocaron una frustración creciente de la población y asestaron un duro golpe a la economía.

En Shanghái, una de las ciudades más ricas de China, la situación sanitaria es especialmente crítica. Desde diciembre 2022, aproximadamente 70% de la población, es decir, unos 18 millones de personas, habría contraído el virus según los medios de comunicación oficiales.

Las autoridades reconocen que, en la actualidad, la magnitud de la epidemia es «imposible» de determinar, ya que las pruebas de detección del coronavirus ya no son obligatorias y los datos son fragmentarios.

En poco tiempo, el sistema de salud se vio desbordado. Las farmacias carecen de medicamentos para bajar la fiebre y los crematorios no dan a basto debido a la afluencia de cuerpos.

La Comisión Nacional de Salud (NHC), que tiene carácter ministerial, dejó de publicar las cifras diarias de casos y muertes. Actualmente, es el Centro Chino para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) el que se encarga de ello pero, a partir de la próxima semana, lo hará solamente una vez por mes.

Las autoridades también revisaron los criterios para atribuir una muerte al covid. Desde principios de diciembre, sólo se registraron 15 decesos relacionados con el virus en el país de 1.400 millones de habitantes.