El secretario de Estado estadounidense Antony Blinken canceló su viaje a Beijing tras la presencia del ‘globo espía’ chino

El ‘globo espía’ chino sigue sobrevolando Estados Unidos y se encontraría en el centro del país. A pesar de que China afirmó que el objeto espacial tiene fines meteorológicos y que no fue su intención invadir el espacio aéreo estadounidense.

Antony Blinken afirmó que se trata de un objeto de vigilancia y denunció “un acto irresponsable” y “violación” de su “soberanía”, razones por las cuales canceló su visita al país asiático.

Un avistamiento que rememora los primeros días de la Guerra Fría. El Pentágono afirmó este viernes que el «globo espía’ chino sigue volando sobre Estados Unidos y que se está trasladando en dirección este. El secretario de Estado estadounidense Antony Blinken denunció la invasión de su espacio aéreo en una rueda de prensa junto a su homólogo surcoreano Park Jin este viernes 3 de febrero.

«Es una violación clara de la soberanía estadounidense y de la ley internacional. Es un acto irresponsable», dijo, añadiendo que “estamos seguros de que se trata de un globo de vigilancia chino”.

«La decisión de la RPC de tomar esta medida en vísperas de mi visita prevista va en detrimento de las discusiones de fondo que estábamos dispuestos a mantener», explicó Blinken.

El viaje había sido acordado en noviembre por Biden y el presidente chino Xi Jinping.
Era muy esperado y se veía como una oportunidad para reforzar una relación cada vez más frágil entre ambas superpotencias. La última visita de un secretario de Estado estadounidense a China fue en 2017.

Blinken explicó que, aunque Washington “sigue comprometido en su relación diplomática con China”, pero la invasión de su espacio aéreo hizo que “las condiciones no eran propicias para una visita constructiva a China”.

El globo seguirá sobrevolando EE. UU. unos días

El portavoz del Pentágono, general Pat Ryder, precisó en una rueda de prensa que el globo se dirige ahora hacia el este.

«El globo ha cambiado su trayectoria», indicó Ryder y «es probable» que vuele sobre el país por unos «pocos días», dijo.

El general explicó que los servicios de seguridad actuaron «de inmediato» para evitar que recopilara información «sensible».

«Una vez que el globo fue detectado, el Gobierno (estadounidense) actuó de inmediato para protegerse frente a la recolección de información delicada» por parte de China, indicó Ryder, quien agregó que no es la primera vez que las autoridades detectan un aparato de este tipo en los últimos años.

Ya que no representa una amenaza para la seguridad de Estados Unidos, Washington decidió no destruir el aparato por no crear un peligro por la caída de sus escombros. Sin embargo, según el general, el Comando de Defensa Aeroespacial de América del Norte sigue sus movimientos «de cerca».

«Los comandantes militares han evaluado que no hay ninguna amenaza física o castrense para la gente en la superficie», dijo Pat Ryder, añadiendo que continuarán vigilando sus movimientos.

«El globo viaja actualmente a una altitud muy por encima del tráfico aéreo comercial y no representa una amenaza militar o física para las personas en tierra», sostuvo Ryder. El globo tendría un «valor aditivo limitado desde la perspectiva de la recopilación de inteligencia», agregó otro funcionario de la Casa Blanca.

Por su parte, El senador Marco Rubio, el principal republicano en el comité de inteligencia del Senado, aseguró que aunque la presencia del artefacto alarma no es sorprendente: «El nivel de espionaje dirigido a nuestro país por parte de Beijing se ha vuelto dramáticamente más intenso y descarado en los últimos cinco años», criticó el legislador.

En concreto, el artefacto fue detectado sobre Montana –estado en el norte del territorio estadounidense y que alberga tres campos de silos de misiles nucleares–, en la base de la Fuerza Aérea de Malmstrom. El tamaño de este globo equivale a la longitud de tres autobuses, según estimó el experto en defensa John Parachini.

China asegura que el globo cruzó a EE. UU. debido a «fuerza mayor»

En medio de las acusaciones estadounidenses, Beijing ofreció su primera aclaración este 3 de febrero, a través del Ministerio de Exteriores chino.

Este confirmó que, en efecto, «el dirigible es de China», pero se trataría de «un dirigible utilizado con fines de investigación, principalmente meteorológicos»: «Afectado por los vientos del oeste y con una capacidad de autodirección limitada, la aeronave se desvió mucho de su curso previsto. La parte china lamenta la entrada no intencionada debido a fuerza mayor en el espacio aéreo estadounidense».

En un inicio, China comunicó que estaba investigando los hechos y pidió no hacer ninguna especulación al respecto. En su sesión informativa diaria, la portavoz del Ministerio de Exteriores, Mao Ning, subrayó que los políticos y el público deberían abstenerse de juzgar «antes de que tengamos una comprensión clara (…) la especulación y el revuelo no van a ayudar a solucionar apropiadamente este asunto. (China) no tiene intención de violar el territorio y el espacio aéreo de ningún país soberano».

Previo al pronunciamiento del Gobierno de Xi Jinping, los medios estatales minimizaron lo ocurrido e incluso algunos tabloides calificaron de «mentiras» las informaciones provenientes de Estados Unidos.

«Si los globos de otros países realmente pudieran ingresar sin problemas a Estados Unidos continental, o incluso ingresar al cielo de ciertos estados, esto solo prueba que el sistema de defensa aérea de Estados Unidos es completamente una decoración y en la que no se puede confiar», reportó el diario ‘Global Times’ en su versión en inglés.

«Para espiar a Estados Unidos con un globo, uno debe tanto estar atrasado con el uso de tecnología de la década de 1940, como ser lo suficientemente avanzado para controlar su vuelo a través del océano. Aquellos que fabrican la mentira solo exponen su ignorancia», publicó por su parte el ‘China Daily’.

Canadá dice haber detectado un «segundo incidente potencial»

Después de las informaciones difundidas por el Pentágono, el Departamento de Defensa Nacional de Canadá anunció que detectó asimismo «un globo de vigilancia a gran altura».

Dado que Montana comparte frontera con Canadá, y que funcionarios de Estados Unidos señalaron que el globo había viajado sobre parte del vecino país en su camino a su estado, podría tratarse del mismo globo.

Sin embargo, el Gobierno de Justin Trudeau también señaló que vigila un «segundo incidente potencial».

Aunque no entregaron mayores detalles, las autoridades canadienses afirmaron que no existe ningún peligro público. Por lo pronto, el Ministerio de Defensa de Canadá ratifica que se mantiene en contacto frecuente con las autoridades de Estados Unidos para tratar la situación, así como lo estaría haciendo la parte china.

«Las agencias de inteligencia de Canadá están trabajando con socios estadounidenses y continúan tomando todas las medidas necesarias para salvaguardar la información confidencial de Canadá de las amenazas de inteligencia extranjera», reveló.

El uso de ese tipo de cuerpo esférico como herramienta de espionaje se remonta a la Guerra Fría. Pero desde entonces, cientos de ellos han seguido siendo utilizados para vigilar a gobiernos adversarios, como así lo aseguran los expertos.

Además, en 2019, el Ejército de EE. UU. utilizó hasta 25 globos experimentales de gran altitud alimentados por energía solar para realizar pruebas de vigilancia de área amplia en seis estados del medio oeste.

Aunque parecerían herramientas descontinuadas, los expertos militares indican que el uso de globos a gran altitud como método de vigilancia podría aumentar, debido a que son difíciles de detectar por radar, además de difícil de derribar, pues a veces permanecen en el aire días después de haber sido perforados.

En esta línea, estos artefactos resultan más económicos que satélites espía.

Estos artefactos pueden «dirigir» sus operaciones cambiando altitudes, usando computadoras para calcular cómo usar los vientos que van en diferentes direcciones y en distintas capas de la atmósfera. Y por si fuera poco, incluso tienen la capacidad de llevar bombas en épocas de guerra.

Las preocupaciones en torno a este presunto ‘globo espía’ se registran en medio de fuertes tensiones entre Estados Unidos y China y, de hecho, han llevado a que el primer estado cancele su visita a Beijing, donde se esperaba el arribo del secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken.

De acuerdo a la agencia Reuters, que se basa en medios como ‘ABC News’ y ‘Bloomberg News’, Blinken no desea que ningún globo domine sus conversaciones con funcionarios chinos.

Y es que Washington y Beijing volvieron a elevar sus fricciones el jueves 2 de febrero, luego de que EE. UU. y Filipinas confirmaran el aumento de presencia militar estadounidense en la isla, incluido el acceso a cuatro bases más.

Según el acuerdo, Estados Unidos tendrá acceso adicional a las instalaciones castrenses filipinas para capacitación conjunta, almacenamiento de equipos y suministros y construcción de instalaciones, aunque no para establecer una presencia permanente.

Aun así, la ampliación de la cooperación filipino-estadounidense, que busca disuadir las acciones cada vez más agresivas de Beijing hacia Taiwán y en el disputado Mar de China Meridional, fueron fuertemente rechazadas por China.