Lady Carolina Cosse

Problemas en Karo’s landing

Informe Especial de  P. Lotazo, exclusivo para Contraviento

La tensión podía cortarse con una espada en el Gran Salón del Reino. No había sido una semana fácil para la Soberana, en tanto las noticias que venían más allá del Muro hablaban de actividades sospechosas por parte de los Caminantes Blancos, a las que se sumaban pequeños grupos de Salvajes que con colorados ropajes comenzaban a reorganizarse para convertirse, tal vez, en adversarios de cuidado para la Monarca y sus fieles.

Sin embargo, la peor noticia venía desde los aliados. Peperyon, de la Casa Tupannister, había enviado un cuervo a todos, diciendo que solo su campeón, Yamandaña, podría vencer a los Caminantes Blancos en la Batalla Final.

Por esto, la sesión especialmente convocada del Gabinete de Guerra de la Emperatriz debería tomar decisiones trascendentes.


La primera en romper el silencio fue la más fiel escudera de la Reina, que irguiéndose en todo el esplendor de su 1.50 de estatura pronunció con voz tonante lo que sería la apertura de las deliberaciones.

-Oh, Carolinys de la Tormenta de la casa Cosseryen, La Primera de su Nombre, Reina de los Zánganos, los Latas y los Primeros Bolches, Señora de los Siete Comités y Protectora del Diezmo, Khaleesi del Gran Mar del Antelarena, La Que No Barre, Quebrantadora de Papeleras, y Madre de Drogones, sabíamos que este tipo de ataques podía llegarnos, se encuentran en la razón de ser de esta Casa, para eso nacieron y así viven…

-Es verdad, pero no deja de ser tremendamente enfadoso ver que alguien se atreva a cuestionar Mi Superioridad. ¿Qué fue exactamente lo que dijo Peperyon?

-Oh, Carolinys de la Tormenta de la casa Cosseryen, La Primera de su Nombre, Reina de los Záng…

-Cortala Marinés, que no tenemos tiempo de formalidades. ¿Qué dijo el viejo?

-Perdón, Su Alteza. Dijo que Vuesa Excelencia tiene cero por ciento de posibilidades de ganar a los Caminantes Blancos, ni en cien años.

-Puff… Hombres! Nada se puede esperar de bueno de ellos.

-Bueno, no es tan grave. Como ya les expliqué, el cero y el cien no existen, así que en síntesis no dijo nada. De todas formas, algo habrá que hacer. ¿Realmente están tan mal las cosas del otro lado del Muro?

-Si, Su Magnificencia. Según los informes, los Caminantes Blancos se siguen sintiendo fuertes, y han recibido apoyo en las últimas lunas con las noticias lejanas, de las lapidaciones de opositores en el Reino de nuestro aliado Bigotear y por el juicio que perdiera la vieja empresa de dragones.

-Fue una maniobra inteligente de Louis Snow, lograr que todo eso pasara en tres días, no fue casualidad.

-Puff… Hombres! Nada se puede esperar de bueno de ellos.

-A todo esto, ¿qué podemos mostrar nosotros? Ahora que recuerdo, compramos hace tiempo un bufón para hacer el informe del Gran Tren que recorrería el Reino. Si lo terminó podemos mostrarlo y adjudicarnos el crédito.

-No va a poder ser, Su Serenísima. El bufón terminó el informe, pero hubo un problema de comunicación y lo hizo sobre el trencito del Parque Batlle.

-Cómo me clavé con ese inútil! Bien decían que no servía para nada.

-Puff… Hombres! Nada se puede esperar de bueno de ellos.

-Ufa! Cortala, si no tenés otra cosa para aportar no des manija, no te hagas De Rogar, Ana.

-Perdón, Su Esplenderosidad! Es que me enerva ver como se aprovechan de Su Nobleza. Ese Peperyon, viejo borracho, habla como si supiera.

-Es lo que hace, Anita. Beber y saber cosas. ¡Cuánta razón tenía Daisy, qué falta que nos está haciendo ahora!  Pero no ganamos nada con caer en la desesperación, siempre y en todo hay que tratar de sacar lo mejor para uno, aunque solo sea un 200 % de sobrefacturación. Dime, Fabi; ¿Qué se podría lograr fuera del Reino en apoyo a la causa.?

-No mucho, Su Facheridad. Envié un cuervo a Sir Vladimir para pedirle que no matara aún a su opositor engrilletado, por temor a que eso nos perjudicara, pero llegó tarde.

-Puff… Hombres! Nada se p…perdón.

-Siempre nos queda el recurso de pintar de verde todos los edificios de Karo’s Landing, pero desearía dejar eso como último golpe de efecto. Así, creo que lo mejor será crear nuevas vías para carromatos de dos ruedas y convocar algún otro festival gratuito. Pan y circo siempre funciona, dirán los romanos en milenios, y si bien en este caso el pan se los quitamos la majada igual agradece el circo. Convoquen a aquella chica, la rubiecita tan mona, y que organice un gran festival por los Filisteos Libres como la otra vez.

-Como disponga, Su Festivalidad… ¿pero no cree que ello podría traernos algún problema con los hijos de David?

-Tranquilo! Los que ya no están hoy con nosotros nunca lo harán, y los que nos apoyan son hijos de David avergonzados, más vasallos nuestros que de su tribu.