Saltar al contenido

El Stalingrado 2.0 del PMC Wagner

28 diciembre, 2022

Escribe Giuliano Giupponi

Bakhmut es una ciudad secundaria de la capital del Donbás, Donestk, y distante 85 kms de ésta. La ciudad está asediada desde Abril y fue estratégicamente un objetivo importante. Lo fue porque cuando cayeron Severodonestk, Lysichansk y se avanzó sobre Lyman, Yampil, Izium, Bakhmut era la única piedra en el camino a Kramatorsk y Sloviansk y con ellas al control total sobre el Donbás. En Abril y hasta la ofensiva de Agosto, Bakhmut fue la puerta de entrada al final de la “operación especial” rusa. Incluso conquistando Bakhmut, Rusia podría haber obligado a Zelensky a sentarse en una mesa de negociación y haber argüido que el ataque sobre Kyiv fue una distracción para su verdadero objetivo. El Kremlin podría haber negociado abandonar gran parte de Zaporizhie, casi todo Kherson y el resto de los territorios ocupados, salvo Donbás y Crimea y haberlo presentado como una victoria. Para poder obtener todo eso en Abril solo hubo un obstáculo, BAKHMUT.
Es por esto que Putin le pidió a Prigozhin, su mano derecha, que con el Wagner tomara la ciudad, y que contara para ello con todo el apoyo de las tropas implicadas en la invasión. Blindados, tanques, artillería, aviones, drones, misiles, todo el equipamiento pesado se dispuso en la toma de Bakhmut, las tropas mejor equipadas, miles de chechenos, wagneritas, buriatos, LPR, DPR, Spesnatz, tropas regulares y hasta conscriptos fueron arrojados al frente centro para tomar la ciudad por asalto durante ya 8 de los 10 meses de invasión.

Asalto frontal

Las primeras aproximaciones a Bakhmut se produjeron en Abril con pequeñas incursiones para sondear las defensas. En las semanas siguientes pequeñas escaramuzas anunciaban lo que se venía, el asalto final… que dura ya 7 meses y contando. Las primeras explosiones de la artillería rusa se sintieron el 17 de Mayo, para el 20 la artillería de todos los calibres llovía las 24 horas sobre Bakhmut.
En esas condiciones se inició el primer asalto a la ciudad, primero se plantea un asedio para rendir la ciudad cortando las líneas de comunicación sin dejar de presionar, esto se suspende en la primera semana de Junio para iniciar a tomar, aldea por aldea, todas las localidades y fortalecer la posición rusa antes de reiniciar el ataque.
El 27 de Junio el primer ataque frontal se lleva a cabo  fracasando en toda la línea de contacto sin poder ingresar a la ciudad. El 2 de Agosto se realiza el segundo asalto con idéntico resultado, las bajas a partir de esa fecha ascienden geométricamente. La sangría que esto representa para Rusia es difícil de entender.
Ya con la contraofensiva de verano en pleno desarrollo, el asalto debió perder algo de intensidad debido al redespliegue en las zonas que Rusia era empujada hacia atrás. A partir de finales de Octubre se retomó esa intensidad hasta ahora en que el Wagner comanda asaltos suicidas contra posiciones bien defendidas.
Para Prigozhin y su PMC Wagner, el recurso más barato siempre es el humano, a Us$ 1.800 de margen por mes por cada uno de sus reclutas, cobra Us$5.000 de Rusia y paga Us$3.200 a los mercenarios regulares, es lógico que ya haya escalado a casi 50.000 wagneritas desplegados en toda Ucrania, especialmente en el frente Centro.
También hay un posicionamiento político del “Chef de Putin” por sobre el Ejército Ruso en una lucha de poder intestina que desangra, literalmente, a Rusia y que deja a la cúpula militar profesional como subalternos del oligarca favorito del autócrata. Y no es que la cúpula militar rusa esté exenta de corrupción, la esposa del General Surovikin es la propietaria de empresas que explotan en Siria y Ucrania diversos recursos, desde forestales, hasta nitratos y minerales, sino que el rol del ejército pasa a ser de mero apoyo a las operaciones privadas del Wagner.
Ésta situación en un contexto de éxito puede pasar desapercibida, pero en el contexto real de la guerra es otra cosa. Prigozhin intenta ganar en dónde toda la potencia de las tropas regulares perdieron, empleando para ello desaprensivamente el recurso humano y desperdiciando miles de vidas rusas con tácticas que de llamarlas obsoletas, las introduciríamos dentro de lo militarmente posible, pero que en otras guerras al final fueron juzgadas como criminales.

El resultado.

Como resultado de la demencia criminal el PMC Wagner ha perdido solo en Bakhmut una cifra estimada entre 12.000 y 18.000 soldados en 8 meses de batalla. Obtuvo a cambio de ese sacrificio, unos pocos kilómetros, 5 en realidad, de ganancia territorial hasta el 24 de Diciembre, en que la rotación ucraniana de tropas culminó con éxito y se lanzaron en toda la línea de contacto pequeñas contraofensivas que hicieron retroceder a los wagneritas a segundas líneas y tuvieron el efecto político en Putin de suspender sus actividades oficiales, conferencias de prensa y que logró por primera vez que Vladimir Vladimirovich Putin dijera que está dispuesto a negociar el fin de la GUERRA, palabra que estaba penada con hasta 10 años de prisión.
Sobre ésto, la situación en Kreminna, los ataques de profundidad a Rusia y los preparativos de nuevas contraofensivas nos referiremos en la próxima entrega.