Saltar al contenido

Entre treguas y medias verdades

10 enero, 2023
 
Escribe Giuliano Giupponi.
Hemos tenido una semana con algunas novedades y otros anuncios que fueron simplemente agua de borrajas.
En primer lugar hay que ver la situación operativa en los frentes en dónde hay más movimientos, aunque todo se mantiene estable.
En los alrededores de Kremmina solo se pueden informar duelos de artillería, de poca intensidad debido a que parece haberse decidido una pausa operativa para reorgenizar el asedio a la ciudad y descartar ciertas maniobras que no han producido resultados, especialmente al intentar desalojar a las tropas rusas de los bosques al noroeste de la ciudad.
En el frente de Bakhmut sí que hubo movimientos. Hace una semana informábamos que los ataques frontales y en masa solo obtenían como resultado cuantiosas bajas entre muertos y heridos. Ese empuje y gracias a la rotación de unidades ucranianas provocó un pequeño avance en algunas ciudades que motivó el aumento del empleo de medios blindados para atacar Klishchiivka, Optynoe, Krasna Hora, Paraskoviivka, y Soledar. Esa pequeña esperanza rusa generó incluso que el dueño y socio de Vladimir Putin, Yevgueni Prigozhin hiciera unas breves apariciones de propaganda cerca de las líneas de contacto, pero la intervención de las tropas de recambio volvió las cosas a su sitio y bajo control de Ucrania de las zonas clave. La gran mina de sal de Soledar es uno de los principales objetivos rusos y pudieron ingresar con el 11º Regimiento de la Guardia y establecer una cabeza de playa que parecía bastante sólida como para continuar progresando. Pero fue desplegada la 46ª Brigada aérea móvil el sábado, con apoyo del 93 OMBr y de carros de combate que desalojaron la mina y generaron un contragolpe hacia el ayuntamiento de la ciudad desplazando la línea de contacto a casi un kilómetro de la mina. El PMC, con apoyo de los restos del 11º Regimiento tuvieron que retirarse fuera de la ciudad y en campo abierto fueron objetivo de la artillería que dio cuenta de quienes huían. El resultado son las decenas de fotos aéreas tomadas desde drones que muestran un paisaje lunar regado de soldados muertos y agonizantes en medio del invierno ucraniano. La m ina de sal es un bastión ucraniano, un complejo con más de 200kms de túneles de todas dimensiones que conecta, Bakhmut, Soledar y Krasna Hora entre otras ciudades.
En respuesta a éste contraataque y al bombardeo de Makiivka, Rusia lanzó dos misiles contra  instalaciones en donde se concentraban tropas ucranianas en Kramatorsk e informo de la destrucción de los dormitorios 28 y 47 con la consecuente eliminación de sus 600 ocupantes. Pero la no sorpresa del anuncio ruso fue que ambos misiles Kh-555 de última generación erraron el blanco, las fotos georreferenciadas y datadas de momentos posteriores mostraron que ambos misiles erraron sus blancos por varios metros y que salvo por algún herido leve y todas las ventanas rotas, nada sucedió y las tropas fueron evacuadas hacia otro sitio.
Putin anunció una tregua de navidad unilateral por la Navidad Ortodoxa, por 36 horas desde la medianoche del 6 de Enero y hasta el mediodía del 7 de Enero. Por supuesto que Kyiv puso en alerta sus defensas y a sus tropas ante inminentes ataques e instó a no bajar la guardia pese al anuncio. E hicieron bien ya que a la medianoche del 6 de Enero la artillería rusa realizó ataques de cohetes y obuses sobre varias ciudades ucranianas como Kherson, Zaporizhie, Kramatorsk, dejando unas decenas de muertos y heridos civiles.
En el campo se observa que cada vez se ven menos carros de combate y blindados en apoyo a los fuertes ataques de la infantería que paga un precio enorme en vidas, precio que Moscú paga gustosamente siendo fiel a su tradición histórica. La falta de blindados se debe, según fuentes rusas a que se estaría preparando una nueva ofensiva de primavera con armas combinadas para intentar tomar Kharkiv y Sumy y alcanzar el Dnieper, veremos si esas fuentes están en lo cierto ya que los mayores rumores son que se prepara una nueva movilización de conscriptos en una cifra de entre 500.000 y 700.000 para completar el millón de movilizados que fue el objetivo del Ministerio de Defensa en Setiembre.
Esto es un mal augurio para la infantería, ya que significa que van a seguir siendo empleados como carne del cañón ruso. Y a los ya difundidos videos de PMC Wagner ejecutando a desertores, se suman ahora videos de las golpizas a los sobrevivientes de los ataques frontales por parte de los oficiales, incluso hay dos en los que se escuchan disparos de arma corta, lo que supone que a los que regresan de los ataques suicidas les espera un destino peor por haber tenido la suerte de no morir en la tierra de nadie a manos de los tiradores ucranianos que los machacan.
El anuncio del envío de determinados vehículos blindados de OTAN a Ucrania deja ver algunas cosas. Primero que el ejército ucraniano está maduro para dar un salto en tecnología y que se ha adaptado muy bien a la doctrina y al manejo de los vehículos OTAN. Lo segundo es que se va a escalar el conflicto con la llegada de Bradley`s, Marder`s, M113 (en sus variantes más modernas) y AMX10RC. No van a llegar a Ucrania en volúmenes que puedan torcer el curso de la guerra per sé, pero seguro que van a dar una mano en dos aspectos, en la ruptura de líneas y destrucción de puntos fortificados y en la posible incursión de combates urbanos. Combates urbanos en que Ucrania no ha querido involucrarse en el ataque, solo en la defensa. Esto nos puede indicar que los futuros ataques ucranianos incluirán la toma por asalto de las ciudades. El tercer aspecto que se maneja es que Ucrania se está quedando sin blindados rusos y que necesita por tanto el aporte de occidente, puede ser y no es de descartar, aunque no se han visto en los canales de propaganda rusa, como hace unos meses, blindados ucranianos destruidos por doquier, pero no es un aspecto para descartar.
Veremos que sucede y si Rusia volverá a sus ataques con misiles de crucero, cosa que parece bastante difícil, ya que en un solo día envía su producción de meses de sus mejores misiles y que en su mayoría no logran alcanzar sus objetivos. Tomando que la capacidad rusa de construcción de misiles es de 15-20 Kalibr y 30 Kh-101 por mes, no parece prudente continuar agotando los stocks, menos cuando su creador, Pavel Kamnev, falleció el 8 de Enero viendo como la precisión de sus “bebés” (dicen que así los llamaba) erran blancos del tamaño de un estadio por decenas o cientos de metros, afortunadamente.