Saltar al contenido

Crece el número de muertos por los terremotos en Turquía y Siria

8 febrero, 2023

Ante esta catástrofe, el Gobierno turco del presidente Recep Tayyip Erdogan declaró tres meses de estado de emergencia en las 10 provincias. En Siria preocupa el rescate de los atrapados.

Al menos 7.300 personas han muerto y más de 30.570 han resultado heridas en Turquía y Siria debido a los dos devastadores terremotos del lunes, mientras continúan las labores de rescate con el temor de que haya aún cientos o miles de personas atrapadas bajo los escombros.

En Turquía, donde tuvieron su epicentro los temblores de magnitud 7,7 y 7,6, el recuento oficial habla ya de 5.434 muertos y 26.721 heridos, según Afad, la agencia de emergencias turca.

Ante esta catástrofe, el Gobierno turco del presidente Recep Tayyip Erdogan declaró tres meses de estado de emergencia en las diez provincias afectadas. Hasta el momento, se contabilizaron 435 réplicas de menor intensidad en las zonas afectadas en las que trabajan más de 60.000 personas en tareas de rescate y desescombro, en un dispositivo que cuenta con más de cien aviones y helicópteros desplegados. Asimismo, el sismo dejó un total de 5.775 edificios derruidos.

En Siria, inmersa en una guerra civil desde hace 12 años, la información sobre víctimas proviene, por un lado, del Gobierno de Bachar al Asad y, por otro, del último enclave del país controlado por la oposición. El recuento total señala que han muerto 1.872 personas y otras 3.849 han resultado heridas.

Los Cascos Blancos, un grupo de rescatistas que operan en las áreas en manos de la oposición, alertaron ayer que se está agotando el tiempo y recordó que cientos de personas continúan atrapadas.

“Cada segundo puede salvar una vida, llamamos a todas las organizaciones humanitarias y organismos internacionales a que proporcionen apoyo material y ayuda”, urgieron los voluntarios en su cuenta de Twitter.

Las bajas temperaturas y la nieve en la zona, donde también hay territorios montañosos de difícil acceso, complican las tareas de rescate.

También a Siria han llegado dos aviones iraquíes, uno iraní, tres argelinos, uno emiratí y uno ruso cargados de suministros para los afectados por el seísmo, los primeros envíos de ayuda internacional recibidos por el Gobierno sirio para hacer frente al desastre, informó ayer la agencia oficial de noticias siria SANA.

Ya antes de los seísmos, Siria sufría su peor crisis humanitaria desde el estallido de las revueltas contra Damasco en 2011 y el posterior inicio de la guerra, con el 90% de la población sumida en la pobreza, desabastecimientos de productos básicos y millones de personas desplazadas.

Por su parte, las autoridades turcas lograron realojar en edificios públicos a 380.000 personas, y organizó el traslado de heridos por vía aérea y mediante barcos a otras provincias. El Gobierno turco destinó13,3 millones de dólares en fondos urgentes para las diez provincias más afectadas que abarcan 110.000 kilómetros cuadrados, según Afad.

Erdogan aseguró que estos terremotos suponen el mayor desastre sufrido por el país desde el seísmo de 1939 en Erzincan, en el este de Turquía, que dejó más de 32.000 muertos y provocó un tsunami en el mar Negro, situado a unos 160 kilómetros del epicentro. El jefe del Estado decretó 7 días de luto nacional, y cerraron durante una semana los colegios en las provincias afectadas.