Saltar al contenido

Emergencia sanitaria: Suspenden ferias, remates, exposiciones y eventos vinculados a la especie aviar.

26 febrero, 2023

En el marco de las acciones de vigilancia llevadas a cabo por el Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca y el Ministerio de Ambiente, luego de haberse declarado la emergencia sanitaria para todo el país el pasado 15 de febrero a raíz de la detección de Influenza Aviar, se comunica a la opinión pública la situación actual relacionada a Influenza Aviar en Uruguay.

El servicio de Guardaparques del Sistema Nacional de Áreas protegidas, del Ministerio de Ambiente, junto a la Dirección de Servicios Ganaderos, del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca, han dado respuesta desde el primer momento ante la sospecha de influenza aviar.

Hasta el momento se han contabilizado 130 cisnes de cuello negro muertos por influenza aviar.

El cisne de cuello negro es la única especia confirmada con la enfermedad al 24 de febrero.

En total se han inspeccionado 155 establecimientos (chacras y casas particulares), en el marco del control y vigilancia epidemiológico de la zona afectada.

Un total de 45 funcionarios de ambas carteras se encuentran afectados a la vigilancia y rastreo de la enfermedad, la cantidad de funcionarios varía y se ajusta en función de la demanda y situación.

Ante sospechas y denuncias los técnicos han realizado acciones de vigilancia, descartando la presencia de la enfermedad en otras zonas.

El ministerio de Ambiente por Resolución Nº 142/2023, ha resuelto suspender el tránsito y la comercialización de las aves silvestres y de sus productos, en todo el territorio nacional, hasta tanto la evolución de la situación sanitaria permita su reanudación.

Frente a esta situación, el ministro de Ganadería, Fernando Mattos, y el ministro de Ambiente, Robert Bouvier, junto a los equipos técnicos de cada ministerio recorrieron la zona de la Laguna de Garzón para conocer en detalle la situación antes mencionada el pasado miércoles 22 de febrero.

La cartera recuerda que:

El consumo de carne de aves o huevos NO AFECTA la salud humana

El contacto con aves enfermas de influenza puede afectar al hombre, por lo que se exhorta a la población a notificar la presencia de aves muertas o con sintomatología nerviosa, digestiva o respiratoria.

Se exhorta a productores y veterinarios de libre ejercicio a estar alertas y denunciar frente a la constatación de casos sospechosos.

Al mismo tiempo se exhorta a NO TOCAR, NO TRASLADAR y DAR AVISO en caso de encontrar aves muertas o enferma a los correos a [email protected], [email protected] o a las oficinas zonales locales del MGAP o del Ministerio de Ambiente.

Mantener y asegurar la bioseguridad en las granjas de aves comerciales y de traspatio.

Quedan restringidos todos los movimientos dentro del territorio nacional de aves de traspatio y aves que no sean controlados a través del Sistema de Monitoreo Avícola.

Dicha restricción no se aplicará a los movimientos de aves que sean controlados a través del Sistema de Monitoreo Avícola.

Las aves de traspatio y las aves que compongan el sistema productivo Free Range deberán estar alojadas en instalaciones cerradas techadas en cumplimiento con el Manual de Contingencia de Influenza Aviar aprobado por resolución DGSG N.º 20/2022 de 17 de enero de 2022.

Quedan suspendidas las ferias, remates, exposiciones y eventos vinculados a la especie aviar.

Además, la División Sanidad Animal de la Dirección General de Servicios Ganaderos recomienda a los productores avícolas:

Extremar las medidas de bioseguridad en las granjas.

Restringir del ingreso de personas y vehículos al establecimiento.

Realizar una estricta limpieza y desinfección de los materiales de trabajo, de las instalaciones y los vehículos que ingresan a la granja.

Mantener al día los registros de visitas y productivos.

Colocar mallas anti pájaros en buen estado en laterales y portones del galpón.

Colocar dispositivos de desinfección a la entrada del establecimiento y de los galpones.

Utilizar ropa exclusiva para trabajar con las aves.

Evitar el contacto de las aves comerciales con las silvestres.

Evitar que aves domésticas compartan fuentes de agua con las aves silvestres.