Saltar al contenido

Velando armas

14 abril, 2023

Escribe Giuliano Giupponi.

Mao Ning, Portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores de China.

«Una guerra nuclear no se puede ganar ni pelear. Se deben evitar las guerras entre Estados con armas nucleares y se deben reducir los riesgos estratégicos». Frase pronunciada por Mao Ning, portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de la R.P. China, el 27 de Marzo pasado respecto al despliegue nuclear ruso en Bielorrusia que aparentemente habría roto el acuerdo verbal en este tema entre Xi y Putin.

Ya pasadas dos semanas desde el último reporte sobre la guerra la única noticia relevante es la estabilidad del frente.

  • Bakhmut
Ruinas de Bakhmut.

Sigue siendo el esfuerzo ruso principal en las acciones militares. En éste sentido las tropas defensoras fijaron los flancos con pequeñas contraofensivas sobre los salientes de las pinzas rusas y detuvieron el cierre del envolvimiento sobre la ciudad. Las tropas PMC Wagner fueron relevadas por fuerzas especiales y paracaidistas del ejército ruso para sostener la presión y los mercenarios fueron destinados a la lucha callejera por la ciudad.

Según la propaganda rusa la situación en la ciudad es de pánico y de un repliegue bajo presión de todas las unidades de Kyiv por cualquier medio disponible. Pero la evidencia dice otra cosa. Las fuerzas ucranianas, luego de la estabilización de las pinzas, se están replegando pacientemente de la ciudad de manera en general ordenada. Además están tomando decisiones tácticas y políticas en ese repliegue, lo que indica que no es una retirada con pánico. Los edificios emblemáticos de la ciudad o aquellos que ofrecen una ventaja táctica a los rusos son sistemáticamente demolidos. Pocos techos quedan en el lado invadido de Bakhmut. Y aquellos edificios que no pueden ser demolidos son convertidos en infiernos de minas y trampas «cazabobos». Eso claramente ralentiza los movimientos rusos y dificulta al máximo el avance casa a casa en la ciudad.

  • Ejército ruso y crímenes de guerra
General de Ejército Valeri Gerasimov.

El General de Ejército Valeri Gerasimov incumplió la orden presidencial de tomar todo el Donbás para el 31 de Marzo pasado. Diversas fuentes sugieren que consiguió una prórroga hasta el próximo 30 de Abril so pena de ser relevado nuevamente.

Coronel General Rustam Mudarov.

El Coronel General Rustam Mudarov sí fue relevado de su mando debido al desastre de Vuhledar y la pérdida combinada de más de 200 vehículos blindados. Comandante del Grupo Este del Ejercito ruso, comandó también el 2º Ejercito de Armas Combinadas de la Guardia, antes nominado 2º Ejercito de Tanques, que fue la primer unidad en entrar a Berlín en 1945. El simbolismo en la carrera militar rusa es importante, pero no suficiente.

Coronel Dmitry Lysitsky.

Fue abatido en combate el Coronel Dmitry Lysitsky, criminal de guerra responsable de la Masacre de Ilovaisk en 2014. Se abatió así a uno de los militares rusos más buscados por las tropas ucranianas.

Lysitsky era el Comandante del 247º Regimiento de Asalto Aéreo en 2014 cuando participó de la batalla por Ilovaisk en Agosto de ese año. Las tropas ucranianas habían ingresado en la ciudad de Ilovaisk y fueron rodeadas por al menos 9 unidades especiales rusas con sus respectivas identificaciones. Al verse superados 5 a 1 y estar rodeados se acordó la retirada de las tropas de Kyiv a una zona a 15 kms de la ciudad. En medio de la retirada el 247º abrió fuego contra los soldados ucranianos y a éste se le unieron el resto de las unidades rusas. Fue un tiro al blanco en dónde al menos 366 soldados murieron, 167 fueron desaparecidos, casi 500 resultaron heridos y unos 250 fueron tomados prisioneros. Los testimonios sobre las acciones del coronel y el 247º son espeluznantes.

Tan espeluznantes como los videos viralizados de ejecuciones de prisioneros ucranianos en manos rusas. El último brutal video muestra a un soldado ruso muñido de una bayoneta decapitando al prisionero ucraniano en medio de los gritos pavorosos de la víctima. Por estremecedor que sea el video, lamentablemente no es una excepción, sino la regla en un flujo de publicaciones de atrocidades constantes.

El mercenario, miembro de la Unidad de Reconocimiento, Asalto y Sabotaje «Russich», de nombre de combate «Fritz» y nombre real Aleksei Milchakov, es un auto proclamado nazi ruso. Responsable de violaciones y asesinatos en Siria y Ucrania. Hace unos 6 meses había sido herido y evacuado minutos antes de que una unidad del Batallón Azov le diera captura. Ultranacionalista ruso y miembro del PMC Wagner desde su fundación tiene en su haber un sinnúmero de asesinatos y mutilaciones a sus prisioneros. Huelga decir que no hay norma de combate que ampare lo que éste sujeto practica. Goza además con la protección legal en Rusia directamente desde Vladimir Putin ya que es miembro de la Legión Imperial Rusa, grupo paramilitar del PMC Wagner que dirige directamente Dmitri Utkin, socio de Putin en el PMC Wagner y encargado de los campos de entrenamiento Partizan ubicados en Heinäsenmaa, en el istmo de Carelia, San Petersburgo.

Lamentablemente éstas prácticas no son excepcionales en las tropas rusas, sino que son una triste regla en algunas de sus unidades como spesnatz o paracaidistas. Ésto bien lo saben en Moldavia, Chechenia, Georgia, Siria, Malí, Rep. Centroafricana y ahora en Ucrania. Las ciudades ocupadas son inmediatamente «decoradas» con cabezas en picas, «guirnaldas» de manos, pies, orejas o peores.

En el Consejo de Federación de Rusia se modificó el método de movilización para el servicio en el frente ucraniano. Ahora se hará vía e-mail. Los citados tendrán 20 días desde la emisión del comunicado para presentarse en su unidad asignada y de no hacerlo se le iniciará un proceso penal militar pudiendo enfrentar desde 15 años de prisión hasta la pena de muerte, según un proyecto a estudio en la Duma del Estado que prevé incluir esta pena para los delitos de sabotaje, traicion y terrorismo. Eventualmente miembros de la Duma han manifestado que no concurrir al llamado a la movilización es traición. Claramente hay penas menores como no acceder a empleos, subsidios o la prohibición de salir del país que están vigentes en esos casos.

La nueva movilización pretende sumar 150.000 nuevos soldados al frente y evitar a la vez otra estampida de ciudadanos al exilio.

  • Ofensiva ucraniana

En medio de las presiones políticas, filtraciones de información, operaciones de desinformación, despliegues nucleares y amenazas de Putin o la creciente tensión entre China y EEUU, la ofensiva de primavera ucraniana se encuentra stand by. El clima es la razón y unas inusuales y tardías nevadas y lluvias impiden el despliegue de medios mecánicos.

Aún así sabemos que, en Melitopol, Tokmak y Mihailivka, en el Óblast de Zaporizhia los trabajos sobre trincheras y fortificaciones se han intensificado durante las últimas semanas. Esos movimientos permiten deducir que es allí donde esperan el principal golpe de la contraofensiva anunciada. En el resto de la zona de contacto Rusia mantiene tímidas operaciones ofensivas y no hay grandes acumulaciones de medios como para pensar que allí se vayan a plantar posiciones defensivas.

Pero teniendo en cuenta qué ha hecho el ejército ucraniano en el pasado y analizando el material recibido se pueden deducir algunas cosas.

Frente a una ofensiva Rusia puede dividir su frente en dos. Una defensa móvil con pantanos como obstáculo en Luhansk para pasar rápidamente a la ofensiva sobre la llanura o mantener el movimiento para absorber los golpes ucranianos. En el sur de ese frente Rusia parece querer continuar con su presión, que ha sido inútil hasta hoy en ganancias territoriales, ejemplo son Bakhmut y Vuhledar.
Por otro lado en la ruta hacia Crimea las posiciones son estáticas y en profundidad, esperando detener cualquier movimiento hacia la península. Allí cobra sentido que se hayan reactivado antiguos materiales como los cañones antitanque T-12 o los tanques T-54/55 para, no solo reforzar sus defensas, sino que por su sencillez y robustez permite que tropas de milicianos con poco entrenamiento los operen sin mayores problemas y con una eficacia aceptable.

Por su parte Ucrania no ha empleado el asalto a ciudades para lograr la recuperación de territorios, sino que las ha sobrepasado y logrado que las tropas en ellas no tuvieran opciones. O replegarse o quedar cercados. Dando golpes demoledores a la infraestructura exterior de las ciudades ha logrado cortar las comunicaciones y la logística rusa obligando el repliegue. Claramente el alto mando ucraniano ha demostrado haber leído y estudiado a Sun Tzu cuando plantea sus operaciones.
De acuerdo a la información sobre el material suministrado por los aliados parece que se tomará el mismo camino. Se intentará suprimir el fuego artillero ruso a través de los bombardeos de precisión. Los Himars entrarán en acción nuevamente y la fuerza aérea tendrá un rol fundamental.
El arribo de las bombas planeadoras guiadas GBU-39B SDB y similares con un alcance de hasta 150kms pueden ser una muy mala noticia para Putin. Ésta bomba, invento de Boeing, como concepto ha logrado un desarrollo sencillo y económico para la actualización de bombas convencionales. Raytheon ha construido un kit para que bombas convencionales sean planeadoras y poder ser enviadas a Ucrania. Hoy hay 3 firmas europeas en esa labor desde fines del 2022.

En resumen, mientras haya barro no habrá ofensiva, eso puede suceder sobre fin de Abril o principios de Mayo.
Las partes están velando sus armas y luchan en Bakhmut y Vuhledar, sitios en dónde las tropas de Kyiv continúan desgastando las fuerzas rusas y la paciencia del Kremlin.