Saltar al contenido

Juan y Ekaterina

19 septiembre, 2023

Por El Gato Fénix

Ocurrió mi cuento en un lejano país allende los océanos. Pequeño en sus dimensiones y donde la gente, como nunca sucedía nada muy estrepitoso, se pasaba la vida mirándose unos a otros y cuidando que nadie sobresaliera demasiado. La vida transcurría tranquila. Nadie que sobresaliera aparecía como demasiado rico y tampoco se veían montañas de personas en la indigencia. Si ese país se asimilara a un partido de futbol se podría decir que todo se jugaba en el mediocampo. Ese país se llama ÑERYLAND. Un país en el que los más izquierdosos juegan a hablar en inclusivo o en inclusive y los más derechosos no se animan a decir que son de “derecha”. Se autodefinen de “centro”. Y el pueblo es gente simple. Muchos son buena gente, afectuosa. Les gusta decir ta…o che…o le agregan diminutivos a todo. Nos vamos a tomar un ..cafe…cito. Este domingo ¿comemos un asa…dito?..En fin. En las calles de la capital está lleno de cuidacoches que te saludan gentilmente solo cuando retiras el coche. Cuando vas a para no los ves por ningún lado, ni te ayudan…pero al salir vienen corriendo con una sonrisa y suelen saludarte : ¿Qué haceeee muñaño…me daaa una fuerza pal vino?. Y vos le das lo que tenés.

En ese país tan lindo…hay un parlamento y resulta que un día llegó al mismo por el voto popular un Senador que es un rara avis en la política nacional. ¿por qué?

Porque era un magnate. Un tipo de mundo, muy simpático y con una sonrisa dibujada en la cara casi imborrable. Todo el mundo dudaba de sus conocimientos sobre la ciencia política y nuestras tradiciones. Pero nadie podía desconocer que el hombre iluminaba el palacio de las leyes con su sonrisa y su simpatía. Un hombre de mundo sin dudas. Empezó a transcurrir el tiempo y el tipo era tan “de mundo” que a Ñeryland no iba nunca. Su vida eran las inversiones en Europa y en Asia o donde fuere o estar en el “board” de un equipo de futbol inglés, etc. ¿Qué necesidad de venir a Ñeryland? Ahí todo es muy mesocrático, muy mediocre, y arriba de todo te manguean todos. Cada tanto aparecía por el palacio dejando un suplente el resto del tiempo.

Juan -el magnate- estaba casada con Ekaterina. Una hermosa rusita que no cuenta la guita sino que ya –a esta altura- la pesa. Tiene guita colocada y propiedades en todos lados y es hija –seguramente- de un ultramagnate ruso. Seguramente debe ser algún samaritano de esos tan comunes en el mundo Putinescovich de Moscú. Pero también tratase de una gurisa que es “una dulzura”. Preciosa, simpática. En fin. Una Mamiuska en miniatura.

Pero todo se complicó al aproximarse las elecciones en Ñeryland. Esta todo el mundo a la caza del rival y encontraron en Juancito y su compañera un objetivo muy apetitoso para pegar. Pero además, aunque no parezca…en Ñeryland también hay normas jurídicas. Y los legisladores tienen una obligación de declarar los patrimonios y sus aumentos o disminuciones durante las legislaturas. Por temas de eventual corrupción ¿vió?.

Juan presentó algo ahí –más o menos- a regañadientes respecto de su patrimonio personal pero omitió presentar el de su señora Ekaterina. La junta de Transpiración de Ñeryland le exigió declaración jurada a los dos y como no había respuesta afirmativa fue a Corte de Injusticia de dicho país para aclarar la constitucionalidad de dichas declaraciones. El fallo fue tan dividido que hasta casi se agarran a las piñas entre tres jueces.  Y la Corte se pronunció a favor de la exigencia a ambos cónyuges (es cónyugues y no conyugues como dicen los turros por ahí). EKATERINA TAMBIEN DEBE DECLARAR SU PATRIMONIO.

Y eso que Vladimir su suegro le dijo a Ekaterina: “nena todo bien con este flacovich pero separate de bienes antes de casarte mija”. Los Rybolovleva se llevaban muy bien entre ellos.
Ahora Ekaterina se le retobó a Juancito y no le quiere declarar los bienes y en esfuerzo de producción vamos a reproducir el dialogo que escuchamos desde el jardín de la casa de  ambos:
JS- Ekaaa….Ekaaa…recién vuelvo del laburo mi amorrrrr…..
ER- ¿de qué laburo…si no vas nunca?
JS- Es un decir querida. Si hasta el Boca es legislador acá y no sabe lo que es un ternero. Esto es una papa. ¿Sabes que me pidieron estos de la Suprema Corte de Injusticia?
ER- Nooo ¿Qué?
JS- que vos me prepares un pequeño memorándum de tus colocaciones en bonos, letras, propiedades horizontales, propiedades rurales, acciones, inversiones digitales, yates, autos de alta gama y dinero cash en bancos del mundo. ¿podrás?
ER- No juan ….no rompas más la pelotavichs con eso. Tengo que pasarme cuatro meses escribiendo y la verdad es que no. Prefiero ir a nuestro nidito de amor en los Alpes y pasarla bien.
JS (en tono más serio)- Ekaaaa….ya no te lo estoy pidiendo. Te exijo a que por lo menos mandes dos o tres carillas que digan….”la tengo toda…en cuotas y plazo fijo, diez edificios, cinco autos y dos perros de raza…No se mija escribi algo y salimos del paso…por diooooo”.
ER- Ni sueñes Juan…ni sueñes. ¿Qué te pensas …que soy una esclava tuya? Tengo cien veces mas guita que vos….olvidate.
JS- Ekaaaa….te voy a sacar la pensión alimenticia si seguís así y no me esperes pa ir a buscar a los gurises del colegio a la tarde…yo te avisé. Soy un legislador responsable y si no me pueden hasta rajar del Senado. Es más …están esperando que vaya alguna vez así me pueden descontar la mitad del sueldo. Eka…mirá que te saco la pensión…en serio.
ER- Que vas a sacar vos pelotudovich…..sacá al perro a hacer caca a la vereda andaaaaa. Si le digo a Papi Vlad terminás en Odessa aplastado entre un barco ucraniano y un submarino de los nuestros. No seas forrovich….borrate.
Ekaterina pega un portazo en su dormitorio y se encierra a ver una telenovela con Natalia Oreiro en ruso…..y ahí no pudimos escuchar más el diálogo.

Y colorín colorado este cuento por ahora …..NO HA TERMINADO.