Cochinillo «á pururuca»

Por María José Peñagaricano | @criticamj1

La pururuca es el método usado para que la piel quede bien bien crocante. Es un método indígena usado básicamente en Brasil para carnes de cerdo hechos en el horno o en la parrilla.

El cochinillo preferentemente no debería pesar más de 4k.

El cochinillo debe estar bien abierto al medio. Si no lo está, con la ayuda del lomo del cuchillo, golpea y tomándolo de las paletas lo abres un poco más.

La piel debe estar bien seca, de lo contrario no quedará crocante.

Necesitaremos además del cochinillo

2 cdas de sal entrefina (parrillera)

1 cdita de pimienta

1 cda de orégano

1 vaso de vino blanco seco

2 vasos de agua aprox.

1 brizna de tomillo

2 cdas de aceite o grasa de cerdo

1 trozo de papel de aluminio.

Con la punta de un cuchillo hacer 1 perforación encima de cada pata y paleta, contra las costillas para que no se arrolle.

Condimentar el cochinillo con la sal, pimienta y orégano por el lado de abajo.

Condimentar con sal por el lado del cuero.

Poner el agua y el vino en el fondo del recipiente elegido (asadera, fuente de barro, etc..

Colocar el cochinillo, boca abajo, teniendo cuidado de que no se moje.  Si es necesario, colocar una rejilla (las de los hornos es apropiada)

Poner la brizna de tomillo sobre el cuero.

Llevar la asadera al horno medio/alto por dos horas o dos y media dependiendo del tamaño del cerdo.  Cuidar que no se quede sin agua y si es necesario agregar.

Cuando veamos que el cuero ya tiene un color dorado sacar del horno.

Calentar al máximo el aceite o grasa y con un pincel, pintamos el cochinillo dos o tres veces y cuando esté bien engrasado lo volvemos al horno 10 minutos y servimos. El cuero debe tener un dorado intenso pero sin quemarse.  si vemos que las orejas y patas se están quemando, envolverlas en papel de aluminio.